Enrico Garibaldi

 El Pleno de la Asamblea Legislativa adicionó a la fracción X al artículo 224 del Código Penal local, para imponer de dos a seis años de prisión a quien hurte equipamiento mobiliario urbano de la Ciudad de México.

Al respecto, la legisladora priista Jany Robles Ortiz, expuso que diariamente se roban entre dos y tres accesorios de este tipo, lo que de acuerdo con cifras del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, generó un gasto durante los últimos tres años de más de 30 millones de pesos.

Mencionó que la mayoría de las avenidas principales son afectadas por el robo de alcantarillas, luminarias y cables de conducción eléctrica convirtiéndose en trampas mortales, ya que se producen daños a los automovilistas y a los peatones que transitan por esas vías.

Refirió que en las 16 delegaciones políticas la incidencia del robo de mobiliario urbano se ha incrementado de manera considerable en el último año, generando pérdidas millonarias al erario.

En ese sentido puso como ejemplo el caso de una coladera de cobre cuyo costo aproximado para el gobierno capitalino es de cuatro mil 500 pesos por pieza, mientras que los delincuentes obtienen apenas entre 200 y 400 pesos por su venta.

Informó que durante los primeros siete meses del año pasado se recibieron 367 reportes de desaparición de accesorios de drenajes en la capital, con mayor incidencia en las delegaciones Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Venustiano Carranza y Cuauhtémoc.

Dijo que este delito genera otro problema como es la acumulación de basura en el drenaje, porque al estar al descubierto las utilizan como si fuera un recipiente de basura, lo que ocasiona inundaciones en temporada de lluvia.

Deja un comentario