Enrico Garibaldi

 En respuesta a la pretensión del gobierno de Enrique Peña Nieto para que los gobiernos locales le permitan a las petroleras extranjeras la instalación indiscriminada de gasolineras, incluso frente a escuelas, hospitales y zonas habitacionales, el líder del Partido de la Revolución Democrática en la metrópoli, Raúl Flores, advirtió “que la reforma energética de Peña va a ser motivo de una controversia constitucional contra el gobierno federal porque la Comisión Reguladora de Energía producto de dicha reforma invade las facultades del ejecutivo local en la Ciudad de México”.

Comentó, “queremos conocer el análisis que está haciendo el Consejero Jurídico de la ciudad sobre la instrucción o el mandato de Peña y derivado de su reforma a los gobiernos locales en aras de favorecer negocios de trasnacionales, pero todo parece indicar que la reforma energética contraviene las disposiciones del orden jurídico de la Ciudad de México y aquello que el jefe de gobierno y sus secretarios tienen que estar custodiando, que es la seguridad y la tranquilidad de la ciudadanía, por eso creo que una de las alternativas será recurrir a la controversia constitucional”.

Recalcó que de ninguna manera puede prevalecer el interés de un negocio privado, por muy grande que sea y por muy importantes que sean las petroleras internacionales, por encima de la tranquilidad de los habitantes de la Ciudad de México.

Apuntó, “no sé de donde salen ahora que hay una necesidad de poner más gasolineras pasando por encima de la regulación local y la seguridad de las personas, lo cual es un hecho muy grave, por lo que el gobierno de Peña debe tener mucho cuidado de la respuesta ciudadana frente a la intentona de su gobierno de privilegiar el negocio de unos cuantos particulares y la gran mayoría extranjeros por cierto”.

Agregó, “al menos 35 centavos de cada dos pesos de aumento serán destinando a fortalecer o promover las nuevas inversiones extranjeras en el sector de las gasolinas, como recomendó la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) para supuestamente” consolidar la reforma energética en materia de combustibles fósiles”.

Subrayó, “el gasolinazo es un doble atentado contra los mexicanos, pues de entrada esconde un tema de impuestos que tiene que ver con la urgencia del gobierno federal por subsanar el déficit de más de 200 mil millones de pesos que presenta en el presupuesto de ingresos, pero además con incentivar a los nuevos jugadores que van a entrar al mercado de la distribución de la gasolina en detrimento de los distribuidores nacionales, hecho que es un atentado directo contra las gasolineras mexicanas que en su mayoría son negocios familiares”.

Deja un comentario