Enrico Garibaldi

 La Secretaría de Salud (Sedesa) a través de la Agencia de Protección Sanitaria (APS), dio a conocer que en diciembre pasado verificó 30 clínicas que se dedican al control de peso y belleza estética, de las cuales suspendió a ocho por representar riesgos para la salud de los pacientes, debido a que funcionan sin permisos sanitarios y no cuentan con personal médico certificado.

Detalló que en ese periodo, la APS intensificó operativos de verificación en establecimientos de este giro, que ofrecen formas milagrosas y aparentemente rápidas y efectivas para recuperar el peso ideal y embellecer la apariencia física, muchas de las cuales pueden llegar a afectar la salud de las personas.

Comentó que el objetivo de estos operativos es evitar riesgos para las personas que acuden a establecimientos de este tipo.

Apuntó, a través de la APS ubicó y verificó sitios que se dedican a este giro, los cuales se localizan principalmente en las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Álvaro Obregón, Coyoacán y Tlalpan; dichas clínicas ofrecen servicios, incluso por Internet para el supuesto control de peso y mejora física con base en medicina estética y cirugía plástica, así como tratamientos y terapias encaminadas al embellecimiento. Sin embargo, se encontraron casos en los que se incumplen las condiciones mínimas que exige la normatividad.

Expuso que conforme a las Ley General de Salud y la Ley Salud del Distrito Federal, la Suspensión de Actividades por Riesgo Sanitario se lleva a cabo en caso de que el establecimiento no tenga la infraestructura adecuada, no cuente con aviso de funcionamiento, licencia sanitaria para el servicio y por la falta de título o cédula profesional del personal de salud, entre otros requisitos.

Dijo que en las clínicas a las que les fueron colocados sellos de “Suspensión de Actividades” se detectó que los locales contenían equipo para practicar cirugías, pero operaban bajo infraestructura de consultorio; no contaban con Aviso de Funcionamiento, ofertaban cirugías sin contar con quirófanos ni licencias para procedimientos de dicha índole.

En otras se identificó a personal que laboraba como profesionales de la salud, sin contar con documentación académica o cédula profesional que lo certificara; se realizaba acupuntura con agujas usadas y sin tener el control de manejo de Residuos Peligrosos Biológicos-Infecciosos (RPBI). Asimismo, en la acción de verificación sanitaria se aseguraron productos que estaban a la venta, como gel  y fórmulas reductivas que incumplen con la norma en materia de salud.

Deja un comentario