Por: Martín González García

Todo mundo tiene sus cinco minutos, algunos brillan más, otros solo lo disfrutamos. Nuestro canciller tendrá no 5 minutos, 10 o 15, seguramente serán hasta 45 minutos, vaya la intensidad del presidente americano, no podría ser por 4 años, los mercados, las empresas, la sociedad americana, no lo resistirían, pero por lo menos todo este año estaremos hablando del canciller.

Difícil decirle algo a alguien con tanta experiencia y tan buenos resultados, sin embargo me voy arriesgar, todos los domingos, cuando usted tome su café, visítenos hablaremos de la cancillería.

  • No debemos caer en la provocación del muro, creo que solo es un distractor, no lo vamos a pagar, no es nuestra decisión, es solo una provocación. O bien cambiemos la lógica, hagamos un proyecto nuestro, que nosotros paguemos. Podríamos pensar en uno, dos o cinco pequeños observatorios en puntos estratégicos de nuestra frontera, sitios estratégicos   pequeños para observar las estrellas, podríamos llevar a nuestros alumnos de educación básica a conocer el universo, vaya hablemos de algo que tenga sentido, que sea de utilidad, no del muro, no es nuestro tema.
  • Este año será pesado para las personas de la cancillería, deberán siempre tener, el plan guía, el plan alternativo, e incluso tener los elementos para generar respuestas inesperadas, vaya olviden los horarios normales, habrá que vivir en la cancillería.
  • Sobre todo habrá que vivir en la cancillería, porque deberán coordinarse perfectamente, con otras secretarias, necesitamos recuperar la agenda, debemos ser nosotros los que propongamos la agenda no ellos.
  • Esto solo se lograra si iniciamos nuevos proyectos, debemos partir de un principio, ya no será Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, eso va a cambiar, sino cambia terminaremos por tener, un desempeño indignante, donde solo nos golpeen y tengamos que guardar silencio, donde nos hablen del muro y tengamos que publicarlo como primera nota.
  • Jobs cerro su conferencia en Stanford, con la siguiente frase; “sigue hambriento, sigue alocado” el dragón latinoamericano (México), deberá tener por lo menos dos cabezas, debemos iniciar un proyecto turístico nuevo ya sea con oriente (Japón o China) o con Europa (Francia o Alemania). Y simultáneamente debemos abrir un Centro Tecnológico de Investigación Aplicada Independiente, con gente del IPN, y de la UNAM. Debemos arrancar proyectos tecnológicos de mediana importancia, o de plano muy agresivos. Si México quiere estar dentro de las 8 economías más importantes del mundo, eso será posible solo si generamos tecnología, en tanto nuestra estrategia sean las maquiladoras, poco o nada avanzaremos.

Que te parece si hacemos un trato, si te gusto coloca un me gusta, ya sea en Facebook o en twitter….y si no te gusto caray hay tantos símbolos, que tengas un excelente domingo.

One comment

Deja un comentario