Las psicólogas Myriam Bechtoldt y Vanessa Schneider de la Escuela de Finanzas y Gestión de Frankfurt en Alemania, aplicaron a 166 estudiantes universitarios una serie de preguntas con el propósito de medir su inteligencia emocional, que es la capacidad que tenemos para reconocer los sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.

Los estudiantes, también fueron sometidos a pláticas con jueces, donde se les ponía bajo una situación de estrés. En ésta prueba, los científicos midieron concentraciones de cortisol (la hormona del estrés) en la saliva de los estudiantes antes y después de la charla.

Los voluntarios que obtuvieron el puntaje más alto en la prueba de inteligencia emocional, produjeron más cortisol cuando fueron arrojados a la situación estresante, y les resultó más difícil volver a su estado natural (sin estrés).

Cabe resaltar que en el proceso de selección de personal de las empresas, los empleados con alta Inteligencia Emocional resultan mucho más productivos para las corporaciones.

Video tomado del canal de YouTube Daniel Novoa

Deja un comentario