Por: Leo Díaz

El gobierno de la Ciudad de México, junto con organismos no gubernamentales y abogados, brindarán asesorías a migrantes mexicanos expulsados de los Estados Unidos, ya que durante muchos años, construyeron patrimonios que les fueron arrebatados con la ley Trump.

 José Ramón Amieva, secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, detalló que los migrantes mexicanos, muchos de ellos del DF, contribuyeron a la riqueza de la Unión Americana, pagan do impuestos, seguridad social, adquiriendo bienes inmuebles que de pronto de la noche a la mañana les fueron arrebatados.

“Es una red  en coordinación de las condiciones de derechos humanos, el gobierno de la ciudad y las redes de abogados que tienen una actividad que se llama probono y coordinaran con otras asociaciones de Estados Unidos”, anunció.

Amieva recordó  que de enero a la fecha se han atendido a 500 connacionales,  repatriados, la mayoría de  Michoacán, Zacatecas y Jalisco.

Reconoció que solo a los connacionales que son oriundos de la Ciudad de México se les apoya con el seguro de desempleo por 6 meses.

“Las personas que estuvieron en Estados Unidos generaron aportaciones sindicales, de seguro social, de retiro, eso tenemos que defenderlo así como bienes que hayan adquirido”, puntualizó.

Precisó que el gobierno de la Ciudad de México no cuenta con una partida presupuestal especial, pero ha echado mano de programas sociales, albergues temporales que incluyen no solo a  connacionales sino a migrantes que llegan a la capital del país,  provenientes de Centromérica.

Agregó que los apoyos diversos suman 20 millones de pesos y los albergues tienen una  capacidad para  cinco mil personas. Actualmente se atienden  a dos mil 500 personas en condición de calle y migrantes de Centroamerica.