Por: Allie Ann

Tú lo conoces como “Pennywise” o como “Eso, el payaso asesino”. Para el estado de Illinois, fue John Wayne Gacy, o “Pogo, el payaso”.

John Wyane Gracy fue un asesino en serie estadounidense conocido como “El payaso asesino”. Nació en Chicago en 1942 y desde temprana edad, tuvo una difícil relación con su padre , ya que lo maltrataba, lo golpeaba e incluso dudaba de su sexualidad.

John construyó una habitación en su sótano donde invitaba a los jóvenes a beber e intentó tener relaciones con algunos de ellos hasta que fue denunciado y sentenciado a 10 años de cárcel. Gracias a su buen comportamiento, se le permitió salir a los 18 meses.

Al salir de la cárcel, se mudó a Illinois y se casó por segunda vez con una mujer que conoció en la secundaria. Ella, junto a sus dos hijas, se mudaron con él.

Para dejar su pasado tormentoso atrás y disimular ser una persona confiable e inofensiva, Wayne organizaba barbacoas en su hogar y se disfrazaba de payaso para entretener a los más jóvenes y a los niños que estaban enfermos.

John jamás pudo dejar sus viejos hábitos atrás, así que comenzó a llevar una doble vida: de día, participaba en actividades caritativas y políticas, era activo en la comunidad y de noche, cometía asesinatos.

Persuadía a los jóvenes a que fueran a su casa para tener relaciones con él. Ya estando en el sótano, Wayne los ataba o los esposaba y luego los ahogaba.

Esta actividad duraría hasta que John cometiera un error, y sucedió.

Un buen día, un chico desapareció después de salir del trabajo. El ultimo lugar donde el muchacho había sido visto, fue en una farmacia donde John trabajaba, por lo que la policía lo empezó a vigilar. Cuando se supo que dos empleados de John también habían desaparecido, la policía obtuvo una orden judicial para registrar su casa. Eran demasiadas coincidencias.

En total, John Wayne violó y mató a 33 jóvenes entre 1972 y 1978. El más joven de 14 años y el mayor de 21. De todas sus víctimas, 26 fueron enterradas en el sótano de su propia casa; otras 3 en otros lugares de la casa, y otras 4 fueron lanzadas a un río cercano.

John Wayne, fue llevado a juicio y fue sentenciado a pena de muerte en 1994. Fue ejecutado por inyección letal el 10 de mayo del mismo año.