Escrito por: Martín González García

Cien días, para el presidente Trump, y 115 días para el Canciller Videgaray. Dos realidades distintas y complementarias, en tanto Trump se ha dedicado a ser un poco de todo, Videgaray vive al vote pronto, afortunadamente de manera general el vote pronto del Canciller funciona bien, eso es un hecho sino ya no estaría en el puesto al que fue asignado.

Intentemos sintetizar estos tres meses.

La presidencia de los Estados Unidos, ya cuestiono la pertinencia y validez del Tratado de Libre Comercio, que vueltas da la vida, ellos lo propusieron en la voz de otro Republicano (Bush). Ahora bien en este proceso ha cuestionado a dos países, México y Canadá. Haciendo un poco más de hincapié en México.

La presidencia de los Estados Unidos, ya bombardeo Siria, y mantiene una relación de fuercitas, con Corea del Norte. Como juzgar estos dos acontecimientos. Es difícil entender a los Estados Unidos, nosotros hace mucho que no somos el Imperio, y vaya estamos lejos de ser una democracia. Ellos solo se comportan como un Imperio. Es muy pronto para hacer un balance, el mundo y la sociedad mexicana, ha cometido por lo menos dos veces, errores en la percepción de la Presidencia Americana, no quisiera cometer otro.

La presidencia de los Estados Unidos, tomo como propaganda, barata, pero redituable, el problema de la inmigración, creo que volverá a este tema recurrentemente, durante todo su primer año, no parece ser la esencia de su actuar como presidente, parece solo ser un lema de campaña que reditúa bien en sus seguidores. Recordemos que su base de votantes son blancos, con fuertes tendencias a ser racistas. Vaya problema sociológico, siglo XXI, con problemas del siglo XIX.

La presidencia de los Estados Unidos, presenta sin embargo un problema difícil de entender, mantiene posturas que están en contra de libertades básicas, y de los derechos civiles, que se daban por válidos, en la sociedad americana, hasta el momento varios de sus actos, fueron frenados por robusto sistema americano, como cuando sus propios senadores, cuestionaron la manera de relacionarse con los senadores de su partido.

Hay un problema con los primeros 100 días de la presidencia americana, vamos a necesitar hacer muchos estudios para entenderla, tal vez más de cien días.

Suerte al Canciller, suerte a México, y suerte al Mundo. Estos son apenas los 100 primeros días de 1,444 días, falta mucho por vivir.