Escrito por: Martín González García

La UNAM me brindó la oportunidad de convertirme en Psicólogo, 30 años en la Psicología, ha sido verdaderamente una aventura, en lo que a mí respecta ha sido un honor, abra que ver si la Psicología opina lo mismo.

Mi primer trabajo fue como capacitador, en el Instituto Mexicano del Petróleo, participe en el Programa tu eres la clave del cambio, atendía a casi mil petroleros, aunque mi sede estaba en Venta de Carpio, me toco recorrer todo el ducto, para atender todas la subestaciones, con casi mil trabajadores. De Venta de Carpio a Loma Bonita en Oaxaca. Ahí conocí a la primera área de la Psicología, el área industrial, en particular la capacitación es muy demandante, pero muy retro alimentadora, los trabajadores manifiestan necesidades particulares de información y si realizaste un buen Diagnóstico de Necesidades de Capacitación, las cosas funcionaran muy bien. Además conocí en los hechos a una empresa icono de nuestro país, PEMEX, cientos de historias, miles de trabajadores. En capacitación estuve 5 años, la conclusión es obvia, buen dinero, muchos lugares, y el requisito que se te pide es que tu red de contactos, debe ser amplia, y de buen nivel, de eso vas a vivir.

Luego la vida, uno mismo, y el mercado laboral, me llevaron a lo que fue mi vida, es el lugar donde pase 30 años de mi trayectoria profesional, la docencia. Tuve la fortuna de ser colocado en el nivel de licenciatura, y de posgrado. El área en la que pase casi toda mi vida fue en la formación y desarrollo de personal, en el caso de licenciatura tienes que formarlos desde pequeños, en posgrado es diferente, ya es poco lo que se forma, solo intercambias con ellos perspectivas y experiencias , e información. Los últimos 13 años de mi vida estuve como directivo en instituciones de educación, la más impactante, por el cariño y tamaño fue la ESCA Santo Tomás, pero instituciones como la Universidad Salesiana, que es pequeña, son experiencias valiosas y formativas. A esta área la denominamos en Psicología, como educativa.

Si tienes un espíritu libre, una mente soñadora, y una capacidad de relacionarse para trabajar, la Psicología es una profesión con muchas alternativas laborales, solo una recomendación, procura no estudiarla para solucionar tus problemas, estúdiala porque te gusta, porque crees que vale la pena, no para curarte.

Deja un comentario