Escrito por: Enrico Garibaldi

El estado de Puebla se ha convertido en las últimas horas en un campo de batalla, al registrarse diversos enfrentamientos entre elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con “huachicoleros” –ladrones de combustibles-, uno de estos choques se dio en el poblado de Palmarito, del municipio de Quecholac, Puebla.

La Sedena detalló que en la balacera fallecieron diez personas, cuatro militares y seis civiles, en el primer ataque murieron dos soldados; en el segundo enfrentamiento, fallecieron otros efectivos castrenses, ambos enfrentamientos en la citada zona.

Mencionó que los hechos se suscitaron cuando personal del Ejército mexicano acudió a un llamado de emergencia sobre una toma clandestina de combustible y fueron recibidos a balazos, ataque al que no pudieron responder pues los presuntos criminales se ocultaban detrás de un grupo de mujeres y niños. En este primer ataque murieron dos soldados.

Señaló que la segunda agresión se suscitó cuando el personal castrense volvió al lugar. En esta ocasión, los soldados respondieron al ataque pues no había menores ni mujeres presentes.

Posteriormente, el fiscal general de Puebla, Víctor Antonio Carrancá Bourget dio a conocer que al término del enfrentamiento fueron detenidas 14 personas, mientras que la Sedena refirió que entre los detenidos hay dos menores de edad y se aseguraron tres fusiles automáticos, un arma corta, cargadores y cartuchos, así como cuatro camionetas, dos de estas blindadas. Tanto los detenidos como lo asegurado fue puesto a disposición de las autoridades correspondientes.

Por la tarde de ayer habitantes de Palmarito bloquearon la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del kilómetro 185, en protesta por los enfrentamientos de anoche, los pobladores acusaron al Ejército de iniciar las agresiones y reportaron que hay tres menores desaparecidos.

El gobernador de Puebla, Antonio Gali, dijo que los habitantes que bloquearon la autopista Puebla-Orizaba son “carne de cañón” del crimen organizado, así como algunos alcaldes, policías municipales y dueños de gasolineras, a quienes se les investiga por estar presuntamente coludidos con los “huachicoleros”, pasadas las 17 horas del jueves la vía fue reabierta.

Aseguró que fueron cuatro y no dos los enfrentamientos entre militares y pobladores del municipio de Quecholab, los cuales dejaron como saldo diez muertos, cuatro militares y seis civiles, y 11 heridos.

Resaltó que los elementos de la Sedena y Seguridad Pública no pudieron responder a los ataques hasta el tercer enfrentamiento pues los presuntos criminales se ocultaban detrás de un grupo de mujeres y niños, “los agredieron directamente, no contestaron la agresión porque se cubrieron con niños y mujeres”.

Deja un comentario