Por: Allie Ann

Todos hemos estado sentados en una posición incómoda durante mucho tiempo, provocando que nuestro pie se sienta entumecido, haciendo difícil levantarse. ¿O me equivoco?

Esa pérdida de sensibilidad, también común en las piernas y brazos, y es causada por la compresión temporal de los nervios. Cuando el nervio es pellizcado, no comunica señales a la columna vertebral y el cerebro se confunde haciendo difícil moverlo. Cuando esto sucede, a menudo decimos que nuestro pie está dormido.

Los nervios transportan señales eléctricas como el agua a través de una manguera, las señales se transmiten a la columna vertebral y a una parte específica del cerebro donde se reconocen creando un mensaje y enviándolo de vuelta.

Por ejemplo, si tocas una estufa caliente, los nervios de tu mano dispararán una señal al camino del reflejo donde se interpreta como dolor, haciendo que sientas que te quemaste.

De la misma manera que el agua se atasca cuando se retuerce una manguera, las señales del motor en los nervios no se puede mover si se cruzas las piernas o doblas la muñeca.

Un nervio común en la pierna que se comprime es el nervio fibular, que viaja alrededor del lado de la rodilla y a menudo se pellizca cuando la gente se sienta con las piernas cruzadas por un período prolongado.

Es un error común pensar que la sensación de entumecimiento es causada por la falta de suministro de sangre. Es posible cortar el flujo de sangre a la extremidad, pero en casos muy extraños.

El hormigueo que la gente experimenta sucede mientras que los nervios están recuperando la función, ya que tu pie o extremidad están “despertando”.

En términos médicos, esto se conoce como parestesia. El malestar, que a veces es doloroso, generalmente hace que cambies tu posición. La mayoría de la gente puede moverse y aliviar la presión sobre sus nervios.

Pero si alguien no es capaz de moverse podría tener una lesión permanente del nervio causada por este tipo de compresión.

Deja un comentario