Escrito por: Martín González García

Estimado Nicolás Maduro, no tengo más que respeto y aprecio por su patria. Permítame compartirle un dato personal, la Administración del General Chávez realizo un pedido de 1000 ejemplares de mi libro de Comportamiento Organizacional; un enfoque latinoamericano, para sus bibliotecas.

Eran otros tiempos Sr. Presidente, el Chavismo estaba en su apogeo, el petróleo lo respaldaba, de eso hace ya hace trece años. En este enfoque de compartir, déjeme decirle que en ese libro me equivoque, una idea central que yo maneje fue la integración latinoamericana, el 17 de junio del presente año, puedo decirle que había tres graves problemas en esa idea.

  • La primera y tal vez la más importante de todas, los latinoamericanos no quieren integrarse, claro hay una influencia fuerte de los latifundistas y capitalistas, pero también el hombre de a pie, no quiere, quieren ser brasileños, argentinos, mexicanos y venezolanos. Serían más fuerte unidos pero no les interesa, así es la vida. Nacionalismos, identidad, vaya usted a saber.
  • Los interés de la aldea global y de Estados Unidos, trabajan bien con nosotros divididos no integrados, tal vez por simples principios de negociación, somos más de 1000 millones de latinos, que mercado, que poder.
  • La única forma de integrarnos es con la tiranía, hacia fue en la Colonia, pero lo vivió Hidalgo, y Bolívar, la palabra libertad se vive en soledad, de verdad no entiendo por que, pero así es. No es una cuestión de regionalismos, le recuerdo que lo primero que sucedió con la independencia de la India, fue la separación de Paquistán, la India perdió casi el 20% de su territorio con su independencia, además, en cuanto a los rusos les quitaron la soga se separaron. Lo ve es una cuestión de naturaleza humana.

Estimado presidente Maduro, es hora de dejar el poder, no hay condiciones para su sueño, genere una estrategia donde pueda salir por la puerta de adelante, el chavismo se lo merece. Adelante elecciones y señale que el oficialismo no participara en la presidencia, si en todos los demás cargos. Y váyase a descansar, la naturaleza humana no va a cambiar.

Deja un comentario