Por: Allie Ann

Alguna vez has notado que tu perro de la nada corre hacia el pasto, arena, o hasta un charco y se empieza a revolcar con mucha felicidad? Probablemente si y te preguntarás por qué. La mayoría de los expertos creen que hay varias razones posibles sobre este comportamiento:

1 Es un comportamiento heredado de los lobos

Una teoría es que los perros necesitan rodar en el pasto (o cualquier cosa olorosa) gracias a los lobos. “Cuando un lobo encuentra un olor novedoso, primero olfatea y luego rueda, perfumando su cuerpo, especialmente alrededor de la cara y el cuello”, explica Pat Goodmann, investigador asociado y curador de Wolf Park en Indiana.

Gracias a esto la manada investiga el olor a fondo siguiendo el olor directamente de regreso a su origen.

2 Lo hacen para deshacerse de los olores no deseados

 ¿Te suena esto familiar? Después de darle un  baño a tu perro, él o ella inmediatamente se irá corriendo a algo probablemente sucio y empezará a rodar en él. El hecho de pensar que algo huele maravillosamente no significa que tu perro piensa igual que tu. Cada perro es diferente, trata de probar varios productos de aseo (champús, perfumes, etc) hasta que encuentre un olor que ambos puedan apreciar. Si nada funciona, usa un  champú sin olor y sin perfume.

3 Es una manera de aliviar  la picazón

La necesidad de que tu perro ruede en el pasto también puede ser una indicación de un problema de salud que está causando picazón. Esto puede incluir problemas como alergias de piel o picaduras de pulgas y garrapatas. Lleva al veterinario para que un especialista lo examine  y así  identificar la causa subyacente.

Por otra parte una constante necesidad de rodar en la hierba podría ser un signo de un trastorno obsesivo compulsivo.

¿Es peligroso rodar en el pasto?

No es el pasto el que es peligroso, es toda la materia oculta que está en la hierba que representa un riesgo. Algunos céspedes se tratan se tratan con fertilizantes, pesticidas y herbicidas que pueden tener ingredientes activos que son venenosos para los perros. Las pulgas y garrapatas, que pueden ser portadores de enfermedades, también se encuentran a menudo durante todo el año en pastos y áreas boscosas.

Por último asegúrate de que tu perro está en un régimen preventivo de pulgas y garrapatas y que siempre esté  al día con sus vacunas. Si sientes que algo está mal, no lo pienses dos veces y lleva a tu mascota al veterinario inmediatamente.

Deja un comentario