Escrito por: Enrico Garibaldi

Ante la convocatoria que en redes sociales hace el grupo Fuerza Nacional México para realizar la contramarcha del Orgullo Gay, la vicepresidenta de la Comisión de la Diversidad de la ALDF, Rebeca Peralta León pidió al secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Hiram Almeida Estrada, reforzar la vigilancia para resguardar la integridad física de los asistentes a la 39 Marcha del Orgullo Gay, que se llevará a cabo mañana sábado del Ángel de la Independencia hacia el Zócalo capitalino.

Peralta León, mencionó “necesitamos que la policía refuerce la seguridad en toda la ruta para garantizar que la marcha se desarrolle de manera normal y sin contratiempos, porque desde días pasados la agrupación Fuerza Nacional México  busca crear un escenario de violencia y citó a las 13:00 horas en La Catedral a sus seguidores para manifestar su rechazo a los avances que ha logrado la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transgénero, Transexual e Intersexual (LGBTTTI)”.

Confirmó su participación en la emblemática marcha de orgullo gay, asimismo, recordó que “la Constitución garantiza la libertad de expresión y manifestación, es decir, todos tienen derecho a manifestarse, pero también tienen derecho a respetar a los demás. Tienen derecho a expresarse, pero también tienen derecho a aceptar que el mundo apunta hacia una globalidad en la que los derechos humanos sean la piedra angular de un porvenir justo, libre y en paz, en el que todas y todos podamos convivir de forma respetuosa”.

Indicó que la Marcha del Orgullo Gay tiene como misión promover continuamente la visibilización de la diversidad sexual, la concientización social, la celebración de todos y cada uno de los logros obtenidos a través de los años por esa comunidad, así como dejar en claro que existen cuerpos y sentires que han sido discriminados durante mucho tiempo y en distintos espacios.

Apuntó, “es por ello que la idea de una contramarcha convocada por grupos conservadores es alarmante, pues han sido éstos los que siempre han buscado imponer su voluntad sobre los grupos y pueblos que han oprimido, el recuerdo vivo de los campos de concentración nazis, donde también había homosexuales, sigue fresco en la memoria histórica, como un recuerdo doloroso de lo que no podemos permitirnos como sociedad, pues la sola idea de creer que un grupo no es digno de igualdad, por cualquier aspecto: raza, color de piel, idioma, orientación sexual, identidad de género, religión o clase social, es oponerse al avance de la civilización”.

Deja un comentario