Escrito por: Rafael Cienfuegos Calderón

ILETRADOS.- El siglo pasado, en los años 1920 y 1944, se llevaron a cabo las dos únicas campañas masivas de alfabetización que se han instrumentado en México a lo largo de su historia. La primera la impulsó José Vasconcelos desde la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México y luego como secretario de Educación Pública, y la segunda, denominada Campaña Nacional contra el Analfabetismo, estuvo a cargo de  Jaime Torres Bodet, desde el mismo cargo público.

En febrero de 2013 se promulgó la reforma educativa que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto, cuyo propósito esencial es mejorar la deteriorada educación pública, empero en su objetivos medulares no está incluida la atención de los más de los siete millones 500 mil mexicanos que no saben leer ni escribir.

El analfabetismo está concentrado entre los pobres más pobres: indígenas, ejidatarios, jornaleros agrícolas y campesinos minifundistas, que son los mexicanos a los que los gobiernos postrevolucionarios dejaron en el olvido, como lo hacen ahora el presidente reformador y el titular de la SEP, Aurelio Nuño, al no incluirlos en la tan anhelada modernización de la educación.

Datos oficiales precisan que 60% de las personas que no saben leer ni escribir son mujeres y que 23% pertenece a grupos indígenas. En el Informe 2017 “La educación Obligatoria en México” que presentó a la Cámara de Diputados el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, se asienta que además de quienes padecen el histórico rezago educativo, hay entre los casi siete millones de personas que padece alguna discapacidad –dificultad para el desempeño de las actividades de la vida diaria y la participación plena en la sociedad a causa de deficiencias individuales, físicas, mentales, intelectuales o sensoriales conjugadas con barreras sociales o del entorno- un 23.8% que no sabe leer ni escribir.

Durante la última semana de mayo el presidente Peña Nieto dio a conocer que en los cinco años transcurridos de su gobierno se han invertido más de 43 mil millones de pesos en infraestructura de escuelas de nivel básico y que con la reforma educativa se trata de dar a los niños y jóvenes del país “las herramientas, los conocimientos, y sobre todo, enseñarles a aprender y actualizarse permanentemente en todo lo que deban saber para poder tener una vida de éxito, un espacio de oportunidad en el mundo que está cambiando de forma muy acelerada”.

Y los iletrados ¿acaso no tienen derecho a ese nuevo modelo educativo? La actual generación de estudiantes de educación básica y las futuras, sin duda, serán los grandes beneficiaros del nuevo modelo educativo que se impulsa en el país, pero mientras exista analfabetismo, cualquier avance será insuficiente por el incumplimiento de ese derecho constitucional y, por ende, la reforma estará incompleta.

LACRA.- Para que la sociedad recupere la confianza en las instituciones impartidoras de justicia es preciso combatir y erradicar la corrupción, que en cualquiera de sus expresiones: transferir recursos públicos a cuentas particulares, el robo de gobernantes al erario, el pago de sobornos a policías y autoridades judiciales, y la compra de piratería, es una lacra que en tanto persista junto con la impunidad, frenará el progreso del país, mermará la seguridad, la calidad de vida y atentará contra la dignidad de los ciudadanos.

Para el rector de la UNAM, Enrique Graue, la carencia de la cultura de la honestidad y la legalidad ha permeado en los mexicanos y parece que “nos hemos, cínicamente, acostumbrado a ella”.  De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción, que analiza a 176 países, México ocupó el lugar 95 en el año 2014 y el 123, en 2016.

¡OPORTUNIDAD! -Para que la población de 60 años y más tenga la oportunidad de trabajar, la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados analiza la iniciativa que presentó Alejandra Gutiérrez Campos del PAN, para aumentar el estímulo fiscal a los patrones que los contraten. La propuesta es reformar la Ley del Impuesto Sobre la Renta y que el estímulo pase de 25 a 50% del salario que se pague al trabajador.  Según el Inegi la tasa de participación económicamente activa de la población de 60 años y más es de 9%, 50.5% de ella labora por su cuenta y 4.9 % son trabajadores sin pago, un 35.5% está contratada con salario, pero la mitad no reciben prestaciones.

ALTO.– Con el propósito de exigir respeto a sus derechos y el cese a las agresiones y crímenes de odio por homofobia, miles de personas participaron en la Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénico, Travesti e Intersexual que se realizó el sábado en la Ciudad de México y a la que se sumaron contingentes de varios estados. No más asesinatos por homofobia –en los últimos 20 años se registraron mil 218 en el país, y no más feminicidios –diariamente ocurren siete- fueron las consignas.

La diputada Maricela Contreras Julián (PRD), presidenta de la Comisión Especial de Delitos Cometidos por Razones de Género, denunció en días previos que la comunidad de la diversidad sexual es discriminada, extorsionada y humillada; muchos son expulsados del hogar y rechazados por sus familiares; padecen encarcelamientos y se les ha estigmatizado, por lo que el Poder Legislativo tiene que consagrar sus derechos en la Constitución Política, como el matrimonio.

Deja un comentario