Escrito por Greichs

El no dar alimentos por parte de algunos padres, se estaba volviendo un problema social, que estaba afectando el sano desarrollo  de muchos niños y adolescentes, por ello fue necesario crear un mecanismo de presión social y civil, que responsabilizara a los padres a cumplir su obligación ante sus acreedores alimentarios.

Por ello se crea el REDAM en la Ciudad de México, que es un instrumento que sirve para garantizar el pago de pensiones alimenticias, derivadas de un convenio judicial, decreto provisional o definitivo. Es administrado por el Registro Civil, su función principal es inscribir a todo aquel que no cumpla con esta obligación y será sancionado con la exhibición de su nombre y datos, en una especie de buro de crédito como deudor alimentario moroso.

Al informar al Juez de lo Familiar que se han dejado de cumplir con esta obligación, la autoridad corroborara la información y verificar que el deudor alimentario tenga ya 90 días como mínimo de no cumplir con esta obligación, para que ordene al Registro Civil que inscriba al deudor alimentario moros en sus listas, hecho esto, el sentenciado no podrá ser eliminado de las mismas hasta que no haya reparado el daño y será el Juez quien en lo conducente ordenara a esta misma institución de registro cancele la inscripción.

Para llevar a cabo este registro es necesario proporcionar ciertos datos al Registro Civil, como es el nombre completo, Curp, nombre y número de acreedores alimentarios, monto y número de pagos incumplidos, el Órgano Judicial que decreta el registro y número de expediente o causa de la que derive la inscripción.

Al estar dentro del REDAM se expiden certificados, para cualquier personas que desee saber si está o no inscrito, ejemplo de ello para quienes deseen  contraer nupcias, vender sus propiedades, solicitar créditos, etc., por ello el  Registro Civil tiene convenios con las Sociedades de información crediticia con el fin de saber sobre estos deudores, de igual manera se formula solicitud al Registro Público de la Propiedad para que esta institución tenga actualizada la información de certificados de deudores en los folios de los bienes inmuebles que sean de su propiedad.

Es importante resaltar los avances en cuanto a este tema, sin embargo no se había dado los resultados esperados ya que se estaba manejando que no era una obligación coercitiva, hoy en día la norma jurídica penal en su artículo 336 sanciona con prisión de un mes a cinco años y de 180 a 360 días de multa, así como suspensión o perdida de los derechos de familia y el pago de reparación del daño por las cantidades no suministradas oportunamente, a quien sin motivo justificado abandone a sus hijos y/o su cónyuge sin recursos para atender a sus necesidades de subsistencia.

Dada la información anterior, téngase en cuenta todas las recomendaciones mencionadas para no ser sorprendido en caso de tener acreedores alimentarios, si no quiere llevarse sorpresas.

Deja un comentario