Portugal y Chile tuvieron que decidir al primer finalista de la Copa Confederaciones de Rusia 2017 desde los once pasos, después de que en 120 minutos no pudieron hacerse daño. Ya en la tanda de penaltis, Claudio Bravo se erigió de héroe y apagó al astro portugués, Cristiano Ronaldo, quien ni tiempo tuvo para cobrar.

Deja un comentario