Tras una denuncia anónima, autoridades de la delegación Gustavo A. Madero y de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México rescataron este martes por la noche a un menor de edad que se encontraba en cautiverio y con evidentes huellas de tortura.

Antony, de cinco años de edad, fue encontrado desnudo, con cinta canela alrededor del cuello y encadenado por los pies a una banca dentro de una casa ubicada en la colonia Gabriel Hernández de la GAM.

De acuerdo con los reportes, Antony, quien además presentaba golpes en la cabeza y quemaduras de cigarro en la espalda, se encontraba en cautiverio por quienes se identificaron como sus tíos: Juan Carlos Loaeza y Olivia Castro.

Las autoridades detuvieron a la pareja, quienes de principio negaron la existencia del menor, pero al hacer una revisión en el domicilio lo encontraron en un cuarto, con las luces apagadas y debajo de unas cobijas. Los adultos comentaron, sin ahondar en explicaciones, que el menor se encontraba con ellos por encargo de su padre.

La víctima fue llevada con las autoridades para realizarle estudios y determinar su edad, el grado de desnutrición, el daño psicológico y si sufrió abuso sexual. Fue el mismo Antony quien, al ser rescatado, mencionó que su padre lo golpeaba con una lámpara.

La denuncia anónima se presentó por una carta que fue entregada al delegado de la GAM, Víctor Hugo Lobo Román, mientras recorría la colonia. Lobo Román se comprometió a cubrir los gastos médicos del pequeño, así como su atención psicológica.

(Con información de Proceso)

Fuente: Aristegui Noticias

Deja un comentario