Por: Allie Ann

El síndrome de Alejandría es consecuencia de una mutación genética que convierte a las personas en seres humanos con unas cualidades extraordinarias: los ojos se volverían violetas, la piel extremadamente clara (que curiosamente no se quema con la exposición solar) y el cabello se torna castaño oscuro, aunque no tienen vello corporal, las mujeres no tienen ciclo menstrual pero pueden tener hijos, sus sistemas inmunológicos son infranqueables, sus cuerpos bien proporcionados nunca ganan peso y encima aparentan 5 o 10 años menos.

Es posible que no hayas escuchado hablar mucho del síndrome de Alejandría, también conocido como Génesis de Alejandría. Lo cierto es que hay muy poca información acerca de esta condición médica, por lo que más bien parece un mito.

Ciertamente, no parece muy verídica esta historia, pero menos verídica parece cuando uno se entera de que esperanza de vida de estas personas estaría en 120-150 años. Y es que gran parte de los mitos acerca de este fenómeno tienen que ver con su evolución.

Aparentemente las personas con síndrome de Alejandría nacen con ojos azules, pero al cabo de un tiempo (a los seis meses) y debido a la mutación genética, se transforman en violetas. Esta condición se suele dar, sobre todo, en personas caucásicas. Durante la pubertad, el tono se convierte en más oscuro.

Además, resulta que gracias a una mutación genética el envejecimiento se detendría alrededor de los 50 años, y supuestamente no es a partir de los 100 años de edad cuando estos individuos comienzan a parecer personas mayores.

Según cuenta la historia, el término se originó debido al caso de Alexandría Agustín, una mujer que nació en Londres en el año 1329. En el momento de su nacimiento, la pequeña Alexandría tenía los ojos azules, pero poco a poco el color cambió a violeta. Esta historia que podría parecer más bien un tema relacionado con la superstición y los temores sobre la brujería que sigue viva en la actualidad. Algunos defensores de la existencia de este síndrome creen que la actriz estadounidense Elizabeth Taylor presentaba este desorden. Resulta que Taylor tenía los ojos de un color azul oscuro, y que dependiendo de cómo la luz incide sobre ellos parecían violetas.

Aunque esta última afirmación puede tener algo de lógica, los síntomas de este supuesto trastorno son demasiado extravagantes para ser incluso posibles, y mucho menos creíbles.

Hay cosas que no encajan. Por ejemplo, por mucho que una mutación genética estuviese presente, no hay nada que pueda explicar que las las mujeres que sufren síndrome de Alejandría puedan tener hijos sin tener la menstruación.

Además, según los registros que existen, el récord de longevidad en seres humanos está en los 122 años.  Por lo tanto, la afirmación de que las personas con la Génesis de Alejandría pueden vivir hasta los 150 años de edad es infundada. Todo en esta historia carece de fundamento. Así que podemos afirmar que el síndrome de Alejandría no existe.

Pero es bastante interesante, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s