Por: Allie Ann

Es literalmente lo más monótono de tu día. Y esa es una buena noticia porque si no respiraras normalmente probablemente se trataría de una enfermedad.

Estudios sugieren que hay una conexión entre el estado emocional y la respiración. Mientras que la respiración rápida a menudo puede ser un síntoma de estrés o ansiedad, las investigaciones muestran que tomar el control de nuestra respiración también puede influir en cómo nos sentimos.

Tomar respiraciones conscientemente profundas y lentas, por ejemplo, pueden calmarnos al convencer a nuestra mente que ya estamos en un estado de relajación.

Desafortunadamente, muchos estamos acostumbrados a respirar de una forma que suele ser mala para nosotros.

Por ejemplo, culturalmente un vientre plano es considerado atractivo, por lo que las personas suelen contener los músculos del estómago, esto interfiere con la respiración profunda y gradualmente normaliza a la superficial respiración de pecho.

Estas rápidas inhalaciones y exhalaciones en realidad pueden hacernos sentir más tensos. Pero hay muchas maneras de cambiar este patrón – y muchos estudios que respaldan hacerlo.

Si nunca has intentado la respiración profunda, tenemos unos consejos para probarla:

  • Primero, encuentra un lugar silencioso y cómodo para sentarte o recostarte.
  • Después, inhala lentamente por la nariz, dejando que tu pecho y estómago se expanda.
  • Finalmente exhala lentamente por la boca o la nariz. Contar mientras respiras te puede ayudar a equilibrar las inhalaciones y exhalaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s