Por: Allie Ann

Hay más acerca de la depresión que sólo estar muy, muy triste. Síntomas confusos como insomnio y mal humor llegan gradualmente de forma que el paciente no nota que está deprimido.

Mira los siguientes síntomas; no son exclusivos de la depresión, pero si tienes varios en la lista, es hora de acudir con un especialista. Sobretodo tomando en cuenta que la depresión es un trastorno fácil de tratar.

  • Todo es difícil: “Función ejecutiva” es el término técnico para el control en tu cerebro que entra en marcha cuando no puedes entrar en automático, tienes que concentrarte o debes tomar una decisión.

La depresión puede causar una disfunción ejecutiva, haciendo que sea difícil convencerte de tareas simples como terminar un proyecto, realizar una llamada telefónica e incluso lavar los trastes. Así que si simples quehaceres que antes te parecían sencillos se están apilando, no sea duro contigo mismo, pero presta atención.

  • Todo es aburrido: La depresión es como un decolorante emocional. Puede quitar la emoción de todo, desde una conversación con tus amigos hasta ver su show de televisión favorito. La anhedonia – inhabilidad para sentir placer – es un síntoma muy común que hace que sea difícil que te importen las cosas que normalmente te hacen sentir vivo.
  • Todos son molestos: ¿Pareciera que todos logran hartarte últimamente? La irritabilidad es un síntoma clásico y poco conocido que, como la anhedonia, puede hacer que la gente se aísle.
  • Tu ropa no te queda como antes: La depresión también puede interferir con tu cuerpo y apetito. La anhedonia y una disminución del apetito pueden hacer que ya no te llame la atención la comida, mientras que la disfunción ejecutiva puede hacer que te de flojera prepararte algo de comer.

En el otro extremo, la depresión también puede hacer que busques consuelo en la comida, utilizando los poderes anti estrés que tienen los carbohidratos y las grasas.

  • No puedes dormir … o dejar de dormir: Una alteración en tus patrones de sueño puede ser tanto señal como causa de la depresión. Algunas personas deprimidas dejan de poder dormir y cuando esto sucede la salud mental se deteriora.

La depresión también puede causar fatiga intensa que no se va incluso después de una buena noche de sueño. Analiza tus patrones de sueño y niveles de energía.

  • Todo duele: La relación entre la depresión y el dolor es muy complicada. Las personas que viven con dolor diario tienen un alto riesgo de deprimirse. Pero la depresión también puede aumentar la sensibilidad de tu cerebro al dolor, haciendo que sea más probable que te sientas más en general.

¿A cuantos de estos síntomas dijiste “sí”? No dudes en acudir con un especialista.

Nosotros te recomendamos el Centro Integral de Salud Mental (CISAME).

Deja un comentario