Escrito por: Leo Díaz

Con el objetivo de preservar sus fuentes de empleo y garantizar seguridad jurídica de alrededor de 550 mil personas que se dedican a la actividad del perifoneo en el Valle de México, asambleístas y representantes sindicales acordaron  una tregua por tiempo indefinido, mientras se busca  una solución a través de mesas de trabajo.

Durante una reunión entre el Presidente de la Confederación Nacional de Industriales de Metales y Recicladores, A.C., Francisco Uriostegui Pineda y el coordinador del PVEM en la ALDF, Antonio Xavier López Adame, acordaron llevar a cabo mesas de negociación para que los trabajadores que se dedican a comprar colchones viejos, refrigeradores, teles, computadores y toda clase de fierro viejo no sean extorsionados por autoridades de la SSP y de la SEDEMA, después de haber entrado en vigor las reformas a la Ley de Residuos Sólidos y del Código Penal de la Ciudad de México el pasado 8 de julio, a través de las cuales se obliga a los capitalinos a separar la basura en orgánica e inorgánica y a los ropavejeros a contar con permisos especiales por parte de la autoridad ambiental capitalina.

Adame y Uriostegui acordaron también  la creación de un  fondo financiero con un monto por definir, para apoyar en las tareas de perifoneo  a los  miles de capitalinos que se dedican a esta actividad en el Valle de México.

Ambos reconocieron que l objetivo de  hallar una solución para los 550 mil personas que se dedican a esta actividad  es que no se generalice a nivel nacional, ya que reconocieron,  que se verían afectados alrededor de seis millones de mexicanos que surten diario a la industria del acero.

El legislador capitalino aceptó realizar un recorrido desde que se busca comprar la chatarra hasta su destino final que es la empresa recicladora.

Deja un comentario