Puede que a muchos les parezca increíble, incluso absurdo, pero más de un británico está teniendo problemas con los aguacates, o más bien, con sus semillas.

La frecuencia con la que la gente se corta la mano al tratar de sacarlas ha creado un nuevo cuadro médico bautizado como “avocado hand” o “mano de aguacate”. Y llevó a un médico a sugerir que las frutas deberían venderse con una pegatina que advierta del riesgo.

El cirujano Simon Eccles, secretario de la Asociación Británica de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, afirma que cada semana en el Hospital de Chelsea y Westminster de Londres se trata a una media de cuatro pacientes por lesiones relacionadas con la extracción del cuesco.

El incremento de estas lesiones en Reino Unido tiene que ver con el dramático aumento en los últimos años del consumo de aguacate, que se ha convertido en un alimento de moda en los países desarrollados.

La noticia ya ha inspirado numerosos memes, pero los daños de los que hablan los médicos británicos no son ninguna broma.

En realidad, son los de cualquier corte profundo: tendones y nervios afectados, que pueden requerir delicadas operaciones y en los casos más extremos arrastrar consecuencias de por vida.

En las redes sociales se habla con ironía de este “nuevo problema” en los países que acaban de descubrir el aguacate, y lo describen con sarcasmo como un mal de “clases medias”, “de hipsters” o de “millennials”, obsesionados en años recientes con incluir este manjar hasta en el postre.

Si utilizaran una cuchara en lugar de un cuchillo, es casi seguro que se evitarían acabar en urgencias…

Hay quienes se toman tan en serio el “nuevo mal” que comparten técnicas sobre cómo cortar o no la apetecida fruta.

Deja un comentario