Escrito por: Gerd Müller

La Procuraduría General de la República (PGR) decomisó ocho mil 480 cigarros en tan sólo 15 puestos ambulantes ubicados en diversos puntos de la Ciudad de México, informó la Alianza Contra Productos Ilegales.

Y es que la venta de cigarros ilegales avanza en la capital mexicana, por lo que las autoridades intensificaron su actuación.

La Alianza Contra Productos Ilegales, conformada por empresas, autoridades y organizaciones en favor de la legalidad, precisó que los productos fueron asegurados luego de que se constató que la venta del producto era ilegal y sus comercializadores no lograron acreditar la estancia e ingreso legal a territorio mexicano.

Los productos confiscados corresponden a las marcas Gentori, Jaipur, Elegant, Marshall, Burton, Maypole, President, XO, Win, Catalan y Golden Deer, presentes en las alertas sanitarias de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), toda vez que son comercializados de forma ilegal.

De acuerdo con trabajos de inteligencia, se ha identificado que los cigarros de contrabando suelen ingresar a territorio mexicano a través de la frontera con Belice, procedentes de países como Vietnam, India, Canadá y Paraguay.

La Alianza precisó que el operativo, el cual contó con el apoyo de la Policía Federal, se realizó en 10 zonas de Ciudad de México, correspondientes a las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

Entre los puntos donde se llevó a cabo el operativo figuraron salidas de las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, como Chilpancingo, Portales, Viaducto, Jamaica y Villa de Cortés, así como diversas esquinas de las avenidas Municipio Libre, Tlalpan y Congreso de la Unión.

La Alianza aseguró que estos operativos ayudan en no perjudicar las tiendas que si están legalmente establecidas en el país.

La organización recordó que, a decir de la Cofepris, los cigarros ilegales constituyen un riesgo a la salud de la población, ya que puede tratarse de producto falsificado, adulterado o incluso, elaborados con ingredientes desconocidos, lo que incrementa la posibilidad de contener compuestos químicos potencialmente tóxicos y distintos a la planta del tabaco, por lo que no se puede establecer el comportamiento de dichas sustancias en el organismo.

“Uno de los riesgos más importante es que, por su bajo costo y por venderse por unidad, los cigarros ilegales se vuelven más disponibles para niños y adolescentes, lo que fomenta el consumo temprano de tabaco en edades altamente vulnerables”, advierte la Comisión.

Al respecto, la organización afirmó que la pesada carga fiscal que existe desde 2011 sobre los cigarros disparó la presencia de productos ilícitos, los cuales representan un alto riesgo para los jóvenes por su bajo precio de hasta cinco pesos por cajetilla.

La Alianza Contra los Productos Ilegales es la suma de voluntades de instituciones públicas y empresariales en contra de la producción y comercialización de productos ilícitos en el país.