Por: Allie Ann

Una de las situaciones que más estrés genera a los padres de niños con autismo es el explicar o no que su hijo tiene autismo y, si así lo deciden, ¿cómo hacerlo?

En determinadas situaciones, compartir la información del diagnóstico puede mejorar drásticamente la calidad de vida del niño con autismo, como por ejemplo en la escuela.

Los padres son los que deben decidir con quién compartir o no esta información.

Es importante ser cuidadoso con las expresiones, algunos psicólogos proponen utilizar la palabra desafío en vez de debilidad o déficit, porque estas palabras ponen énfasis en debilidades, en cambio la palabra «desafío» supone el interés de superación.

También se recomienda explicar concretamente sobre el autismo a los familiares y escuelas que no saben bien de qué se trata el trastorno.

Muchas veces los padres de los niños con autismo, abatidos por los sentimientos de impotencia a causa de una sociedad todavía muy ignorante sobre el autismo, toman una actitud de ellos contra el mundo sin importarles las palabras o la actitud confrontativa que pueden usar.

Se insta a los padres a que sean más compasivos, que se mantengan calmos y que sean amables y afectuosos con las personas, porque esto fomentará que ellos también los escuchen y los ayuden.