Escrito por: Greichs

Cuando algunas parejas contraen matrimonio  o deciden vivir juntas,  siempre esta latente la idea de ser padres y formar una familia, pero que sucede cuando estos sueños se ven interrumpidos por la esterilidad, malformación o cualquier otro problema de alguno de ellos, que les impide ser padres, provocando un entorno triste y angustiante.

Algunos recurren al Tratamiento de Reproducción Asistida, el cual en muchos de los casos ayuda a resolver el problema y forman una linda familia,  pero qué pasa con aquellos que ni así pueden tener hijos,  para estos casos la adopción resulta ser una buena opción, que no solo favorece a los padres a tener  el derecho de un hijo, sino que le dan a este menor  una familia, un hogar y por consiguiente los derechos y obligaciones que establece la ley.

La Ley Civil para la CDMX, nos refiere que la adopción es el acto jurídico mediante el cual un Juez de los Familiar constituye de manera irrevocable una relación de filiación entre el adoptante y el adoptado,  y con ello establece un parentesco consanguíneo entre el adoptado y la familia del adoptante y con los descendientes del adoptado. Así mismo la Ley le da derechos al menor para que se garanticen su crecimiento y desarrollo de manera íntegra, en el seno familiar.

Los requisitos para adoptar, en caso de ser cónyuges en forma conjunta es que tengan por los menos dos años de casados, para los concubinos que demuestren una convivencia interrumpida de al menos dos años, en caso de  personas físicas solteras que sean mayores de 25 años. En otros casos cuando hubiera un tutor con respecto de un pupilo, está se dará cuando se tenga aprobadas las cuentas de su administración, o en su caso, el cónyuge o concubino que  quiera adoptar al hijo de su compañero, siempre que ejerza la patria potestad y demuestre una convivencia ininterrumpida al menos de dos años y que al momento de la adopción cumpla con la edad referida anteriormente, así mismo que entre el adoptado, como el adoptante tengan una diferencia de edad de 17 años.

Para que la adopción proceda se tomara en cuenta la manifestación del  consentimiento en sus respectivos casos, de quienes ejerzan la patria potestad sobre el menor que se pretenda adoptar, del tutor de quien se va a adoptar, del Ministerio Publico del lugar del domicilio del adoptado, cuando el adoptado no tenga padres conocidos, ni tutor o  ya tenga doce años cumplidos.

Será el Juez de lo Familiar quien aprobara la adopción, remitiendo copia de la diligencia respectiva al Registro Civil de la CDMX, para que levante el acta respectiva. La resolución judicial se guardara en el apéndice del acta, quedando absolutamente prohibido dar información sobre ella, excepto cuando haya  una orden del Juez competente, para efectos de impedimento para contraer matrimonio o cuando el adoptado con mayoría de edad desee conocer sus antecedentes familiares, en caso de ser menor de edad se requerirá el consentimiento de sus adoptantes.

Deja un comentario