Si pudiéramos, le haríamos un monumento a la tripa. Aunque se vería muy extraño en Reforma. Mejor le rendimos tributo echándonos unos buenos taquitos. Como sabemos que hay más taquerías que vida en la ciudad, estos son cinco lugares que amamos:

Tripolandia

Ésta es una auténtica taquería de vecindario. Se ubica en la plaza Juan José Baz y cuenta con tres mesas siempre llenas sobre la explanada. Como su nombre lo dice, los tacos de tripa son el atractivo y se caracterizan por pasar por dos comales distintos antes de llegar al plato, el primero hierve la tripa y en el segundo este se escurre y se dora. ¡Pum!

Los Cocuyos

El mero mole de esta microtaquería es el suadero, pero el de tripa se defiende bastante bien. La tripa se encuentra sumergida en la humeante olla llena de carne y sale al momento en que ordenas un taquito. Acto seguido, se coloca en la plancha para dorarla un poco y luego ser velozmente cortada. Un poco de limón, salsa, inclinación de cabeza y a darle. De lo único que nos podemos quejar es su tamaño, pero eso se soluciona pidiendo más.

Foto: Chilango

Mesón Taurino

Si te quieres echar unos buenos taquitos de tripa y tener todas las comodidades de un restaurante, el Mesón Taurino es lo tuyo. Aquí hay de dos sopas (bueno de tripa) la suave o bien doradita. A menos que te gusten las texturas blandas, recomendamos la segunda opción. Échale de su tradicional salsa verde con pedacitos de cebolla y cilantro y pídete una cerveza bien fría. Sólo ten cuidado con la cantidad de tacos porque te puede doler el codo.

Tacos Don Ramiro

Entre fayuca y micheladas de caguama, habita este local que lleva más de 50 años saciando el antojo de tacos de tripa de quien camine por ahí. Antes de poner un pie dentro percibirás el aroma de la olla llena de delicias que se envuelven en una tortilla antes de llegar a la boca. El mismo Ramiro recomienda pedir el taco semi doradito para disfrutar el sabor de la tripa. Unos cuantos tacos y estás listo para seguir el camino.

Taquería Willys

Para este último sitio, la brújula culinaria nos lleva hasta el sur de la ciudad. Justo afuera del metro Culhuacán donde encontramos la Taquería Willys. Un recinto de lámina que alberga uno de los mejores tacos de la zona. Su magia radica en que la tripa es bien lavada y la doran a la perfección. El resultado: un taco que honra esa parte de la res tan incomprendida por muchos.

Fuente: Chilango.com

Deja un comentario