Por: Allie Ann

Dicen que “el muerto y el arrimado, a los tres días apestan”. Y una persona “arrimada” o “gorrona” es aquella quien “tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena”

Y decíase de Hans Christian Andersen, autor de La sirenita o El patito feo entre muchos otros cuentos,que pertenecía a este selecto club de personas odiosas, odiadas y odiables. Más concretamente, decíase que el escritor danés planificaba sus vacaciones por Europa en función de la ubicación de las casas de sus amigos.

Uno de estos amigos era Charles Dickens a quien, según aseguran los biógrafos de ambos, Andersen había conocido en una de las famosas veladas en la casa de la condesa de Blessington.

Andersen había ido a Londres a pasar unos días e, igual que Dickens, había sido invitado a la fiesta. Ahí fue donde empezaron a hacerse amigos. A mostrarse la admiración recíproca que se procesaban. Eres “el escritor más grande de la época”, le dijo Andersen a Dickens.

Sabiéndose apreciado, Dickens fue, una semana más tarde, a la residencia en la que se quedaba el danés. Llevaba un paquete con doce libros suyos que tuvo que dejar en la puerta porque Andersen no estaba. En una nota adjuntada, Dickens se declaraba “amigo y admirador”.

Una década de relación epistolar dio pie a que la amistad entre ambos se fuera fortaleciendo carta a carta. Y, llegada la ocasión, Andersen no quiso desaprovechar la posibilidad de pasar un par de semanas en Inglaterra —en la casa de Dickens, concretamente—. No obstante, las dos semanas previstas se alargaron tres semanas más: 35 días en calidad de huésped no habiendo sido expresamente invitado.

Un escrito en el espejo del cuarto de invitados de la casa de Dickens — “Hans Andersen durmió en esta habitación durante cinco semanas, que a esta familia le parecieron años”—, el apodo que su hija le puso al invitado —“huesudo aburrido”- y la ausencia de correspondencia entre ambos en lo sucesivo, eran hasta hace poco las únicas evidencias de un presunto enfrentamiento entre escritores.

Poco más se sabía sobre los condicionantes de la ruptura de esa relación.

Hasta esta semana.

Después de ser subastada por más de 5.000€, se ha hecho pública una carta de Dickens al periodista escocés William Jerdan. Una carta que denota irritación y que fue escrita apenas una semana después de que Andersen dejara su casa.

En la misiva, Dickens dice del danés que: “Hablaba francés como Peter the Wild Boy (el niño salvaje alemán) e inglés como el Deaf and Dumb School (una escuela para sordomudos) (…) No podía pronunciar el nombre de su propio libro The Improvisatore en italiano; y su traductor parece dar a entender que no sabe hablar danés”.

Aunque, si bien es cierto, estas palabras hablan más de un odio posterior que de una causa que llevara a Dickens a concebir la estancia de Andersen como un suplicio.

Fue el carácter sibarita de Andersen una de estas causas: el danés se quejó de la ausencia de un voluntario que podase sus barbas —viendo retratos de Dickens, ¿quién podía imaginar que lo tuviera?—.

El autor de Oliver Twist también se sintió disgustado por la condición friolera de su invitado: en la carta dice que se lamentaba por pasar más frío que durante el nacimiento de un pingüino —no exactamente con estas palabras—.

Los cambios de humor de Andersen también crearon en Dickens la sensación de que su visita se había alargado más de lo esperado, necesario y deseable. Acababa de publicar una novela y las críticas que iba recibiendo hacían de Andersen un ser plañidero y afligido. Hiperboliza, suponemos, Dickens al decir que su invitado se pasaba los días llorando en el jardín.

Finalmente y después de más de un mes, Andersen se fue porque las visitas, como casi todo en esta vida, tienen un principio y un final; escribió un par de cartas a Dickens; el británico no las contestó y cada uno vivió su vida como la habían vivido hasta 1947. Como si nunca se hubieran conocido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s