Escrito por: Roberto de la Madrid

0045059

  • Conductor y productor del programa de análisis mundial “Detrás de la Razón”, de HispanTV. Filósofo por la UNAM.
  • Comenzó en Noticieros Televisa. Ha sido Correponsal Internacional de NBC Telemundo y presentador de noticias en Los Ángeles.
  • Premio Nacional de Comunicación
  • El club de periodistas le ha otorgado el Premio Nacional de Periodismo en tres ocasiones.
  • Premio Nacional UNAM
  • Premio Nacional de Locutores.

Estamos viendo cosas increíbles en Siria, el tablero donde las potencias sentencian al mundo. La ONU ya dijo que los terroristas del Estado Islámico dentro de un mes serán eliminados. Y ahora anuncia que la oposición, que tanto luchó desde 2011 por derrocar al presidente sirio, Bashar al Asad, está derrotada.

Esta aseveración, de ser cierta, implica demasiadas cosas y le da un giro enorme a la historia que se contará dentro de unas décadas. Porque lo que en realidad está diciendo es que Estados Unidos, Obama, Clinton, la Unión Europea, Arabia Saudí, Catar, Turquía, incluido el Washington actual, es decir todos aquellos que apoyaron a la oposición siria y la idea de ver derrocado al gobierno de al-Asad, han fracasado.

Lo más importante es explicar por qué. Uno, sería, porque la inteligencia de la CIA y el Pentágono, no sirven para nada, y que los millones de dólares y las toneladas de armas invertidas por Occidente se fueron a la basura. Algo que sería difícil de creer.

Dos, algo que aterra. Que Occidente efectivamente no calculó bien, se salió de las manos el terrorismo y no calculó la intrépida llegada de Rusia al rescate (2015), y hoy, en vez de continuar apoyando a los opositores, pacta con Rusia detener la sangre, para proteger lo más valioso: los hidrocarburos.

El nuevo orden ha llegado, vigilado por EEUU y Rusia, no para proteger la paz, sino las finanzas, disfrazadas de show agresivo, pacto que si se rompe, Siria continuará con sangre 10 años más.

559b1105c46188e6488b45b4

Hechos: Arabia Saudí y Rusia se acercaron (Rey Salman-Lavrov sept. 10). En Arabia Saudí (acusada de patrocinar terrorismo y oposición siria) opera también la petrolera de Estados Unidos, la más valiosa del mundo: Exxon Mobil. Y en Rusia también está Exxon Mobil. Por ello, Donald Trump escogió a Rex Tillerson como su Secretario de Estado, porque era el cerebro de Exxon Mobil, y lo necesitaba en la economía global. Catar (acusado de patrocinar terrorismo y oposición siria) ha invertido miles de millones de dólares en Rusia, compró parte de Rosneft, petrolera rusa, de las más grandes del planeta. Rusia tiene su vista en Siria, por los millones de dólares que ha invertido y que le representa. Associated Press reveló que EEUU y Arabia Saudí pidieron a la oposición siria aceptar su derrota y aceptar al presidente Bashar al-Asad ¿No es evidente que los círculos se están cerrando y los grandes capitales, aliados y rivales, se están poniendo de acuerdo para repartirse otra vez el mundo? Lo peor es que, sin pedir permiso a nadie.

Deja un comentario