Por: Allie Ann

Coulrofobia, el miedo a los payasos, parece ser una condición extraña. ¿Qué hay de malo en un tipo que se pintó la cara para subirse a un mini triciclo para divertir a unos niños?

Pues para algunas personas, todo. Y si somos honestos, las películas han contribuido en gran parte a que esas manías terminen de desarrollarse.

Con Bill Skarsgard escondiéndose en las esquinas de la nueva adaptación del payaso Pennywise dirigida por Andy Muschietti y la asociación de payasos encima de Stephen King pues, según ellos él tiene la culpa de que no tengan trabajo, decidimos hacer una lista con los antecesores del nuevo papel de Bill que son igual o más terroríficos que el nuevo Pennywise.

Escogimos únicamente payasos del cine, así que no verás a Krusty, Papa Lazarou o Twisty. No es que los hayamos olvidado, simplemente los dejamos fuera. ¿Listo para tener pesadillas?

He (Lon Chaney) en He Who Gets Slapped 
Esta película publicada en 1924 en realidad es un melodrama y muestra Chaney como un hombre que perdió su trabajo y se volvió payaso. El centro de su acto deriva en le peguen en la jeta. No es un film de terror, pero definitivamente la imagen inhumana que retrata la película es escalofriante.
Michael (Skip Martin) en Vampire Circus 
Esta película de horror dirigida por Hammer y  publicada en los setenta te mantendrá aferrado al sillón. Aquí no solo es un payaso, si no un circo nocturno que rondará en tus pesadillas para siempre.
Doll en Poltergeist 
Se podría decir que es uno de los payasos pioneros en implantar en el imaginario colectivo la idea de que en realidad estos seres con cara pintada no son tan buenos como parecen—además, durante los 80 este contenido fue clasificación B.
Mervo (Tiny Tim) en Blood Harvest 
Tiny Tim, un cantante que se hizo famoso por saber cantar en un falsetto bastante espeluznante, hizo una película con Bill Rebane en la que la hace de un payaso sospechoso que, aunque en realidad no es tan malo como lo imaginas, es demasiado extraño para ser agradable.
Clown (John Leguizamo) en Spawn 
Así era como se veía un “superhéroe oscuro” antes de que existiera Blade o The Matrix. Además, Leguizamo interpretando este papel siempre parecía que la estaba pasando muy bien. Le queda bien ser despreciable.
Captain Spaulding (Sid Haig) en House of 1000 Corpses & The Devil’s Rejects
Rob Zombie logró sacar todo lo terrorífico que hay dentro de Sid Haig y el resultado solo de acordarnos nos eriza la piel. Sobre todo con la frase, “¿No te gustan los payasos?, ¿No te hacemos reír?”
The Joker (Heath Ledger) en The Dark Knight 
Nadie nunca será tan bueno en el papel del Joker como lo fue Heath Ledger. Él fue quien inmortalizó la frase “¿Por qué tan serio?” dentro del séptimo arte.
Zombie Clown (Dereck Graf) en Zombieland
Porque si quieres hacer una verdadera película de terror, o burlarte como se debe de ellas, lo primero que tienes que hacer es conseguir un payaso y, para el plus, volverlo zombie.
Grimaldi de The Casebook of Eddie Brewer 
¿Ya viste esos dientes?, ¿Te imaginas tenerlos cerca de la nuca a nada de devorarte? El éxito de este film de bajo presupuesto dirigido por Andrew Spencer es que sabes que hay un payaso terrorífico, pero nunca logras verlo.
Kent (Andy Powers) en Clown 
Este payaso no es malo por naturaleza, si no que lo posee un demonio llamado The Clöyn. Digamos que es lago parecido a Venom pero mucho más macabro.
Pennywise (Tim Curry) en It 
Aquí estamos rompiendo un poco las reglas porque este material en realidad es una mini serie de tv de tres horas pero, oye, es Tim Curry. Imposible dejarlo fuera. 

 

Deja un comentario