• La justicia en México ya es una vergüenza
  • “Cinco años de hechos, no de política” –enunciado engañoso-

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

blasalejo@yahoo.com

El único “Jinete del Apocalipsis” que no pudo dominar en cinco años fue el hampa o crimen organizado, de ahí en fuera, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, podrá ya irse a su casa a descansar porque si piensa jugarle al “vivillo” de sentirse también presidenciable, está muy equivocado.

Desde que se tiene noción en el quehacer político mexicano, ningún regente de la ciudad que con el paso del tiempo se convirtió en jefe de gobierno, haya llegado a ocupar la Silla Presidencial. Sus aspiraciones, de sobra; sus acciones, acotadas.

Si bien en el Instituto Nacional Electoral, el INE, dio el banderazo el 8 de septiembre para iniciar las precampañas electorales, Mancera abusó de su poder publicitario ya que invadió con panorámicos mensajes sus acciones de gobierno: “Cinco años de hechos, no de política”, rezan en muchos de ellos.

Pese a su instrumento político de poder, Mancera que es Doctor en Derecho, se vio rebasado en todos los sentidos…, porque en un pestañar la capital de la república se convirtió en un ente ingobernable.

Si presume… “cinco años de hechos, no de política”, Miguel Ángel carece de la estima del pueblo que día a día se siente agraviado por las malas acciones de sus gobernantes, y uno de ellos es el jefe de gobierno de la Ciudad de México que solo se la ha pasado chacoteo bajo el amparo del poder.

Porque al entrar en vigor hace más de 15 meses el Nuevo Sistema Penal Acusatorio (NSPA), éste NO ha traído resultados positivos, sino por el contrario, dejó en libertad a 1,200 delincuentes que fueron previamente detenidos por robar en la clasificación de cuantía menor; el NSPA los lanzó a la calle sin tener una reinserción social o rehabilitación adecuadas para convertirlos en “ciudadanos ejemplares”. Salieron de la cárcel para volver a jugarle al peligro atentando contra la soberanía de la sociedad y el Metro sigue siendo un centro de operaciones.

El Sistema de Transporte Colectivo, es uno de los principales escenarios donde el hampa ha hecho su modus operandi, los amigos de lo ajeno lo prostituyó a su antojo y lo convirtió en un sitio inseguro pese a que se han habilitado a más de dos mil 500 elementos policiacos uniformados y encubiertos, que trabajan solamente por horas, más no las 18 que contempla el plan de servicio del STC.

Mancera y sus estrategias procesales y de investigación fueron clasificados como “excesos descomunales”, porque convirtió a la figura del Ministerio Público en un blandengue -cuya figura por demás corrompida-, la burocratizó, es decir, la sentó en un escritorio que desde ahí se hace llegar toda carpeta de investigación para darle seguimiento a los delitos relevantes o no.

La Ciudad de México, como lo pintan en el terreno internacional, se ha vuelto en toda una urbe insegura, que dista mucho en la realidad que Mancera presume: “Cinco años de hechos, no de política”.

El turismo internacional cambia sus planes para irse a otros polos turísticos del mundo, huyendo del terror azteca que su propia gente y sus endebles gobiernos, la han promovido negativamente.

En la presunción de los actos, solo en México puede pasar que un indiciado por actos de corrupción, pueda poner contra la pared a los fiscales e investigadores y casi-casi sentarlos en el banquillo de los acusados.

La justicia en México ya es una vergüenza, por lo que el mismo presidente Enrique Peña Nieto carece de la sensibilidad para defender y salvar a sus conciudadanos del hampa que no tiene color de partido, pero sí identificados con el manto de la oscuridad de la noche y la impunidad.

De tal forma que Mancera, con su spot “Cinco años de hechos, no de política”, no tiene nada que hacer si el Partido de la Revolución Democrática lo llegara a postular como su ungido candidato a la Presidencia de la República, que al igual con el remedo que se llama Morena, ni el mismo Andrés Manuel López Obrador –con sus 18 años de hacer política presidencial-, podría vencer a toda una maquinaria del poder, que jocosamente califica como la Mafia del Poder.

En esta guerra de papel, todos los actores del momento político solo buscan los reflectores para explotar el erario público que “legítimamente lo merecen” por la laxitud de las leyes electorales mexicanas, no porque tengan propuestas y plataformas de gobierno que salven a esta nación, sino todos los partidos entran a un terreno de complicidades globalizadas sin atender las emergencias que sufre la nación.

“Cinco años de hechos, no de política” –enunciado engañoso-, contempla el spot de Mancera el cual fue impugnado por Morena de López Obrador, porque a unas horas de rendir su quinto informe de gobierno ante el pleno de la Asamblea, Miguel Ángel Mancera Espinosa puso nerviosos a todos sus contrincantes.

Deja un comentario