González & Sánchez & Rodríguez

Alexis y Jessica insisten en su enorme preocupación por esa enorme república que es Venezuela. Pero agregan un elemento interesante, abren una opción a México, en tiempos por cierto en que México debe abrir sus opciones.

Desde 2013 con la muerte de Hugo Chávez y la llegada de Nicolás Maduro como presidente de dicha nación se ha visto inmersa en una serie de problemas, no solo económicos con su gran depreciación del bolívar frente al dólar o por tener una hiperinflación del 720.5%, poseer unos de los índices de violencia y asesinatos más elevados del mundo que incluso supera a países que están en guerra o simplemente por tener una forma de gobierno presidencialista de extrema izquierda que defiende con uñas y dientes, pero que con el tiempo ha demostrado como una utopía socialista se puede convertir en una dictadura moderna, que sostiene una guerra con el propio pueblo que prometió proteger alguna vez.

Por más que el propio gobierno de Venezuela quiera adornar como un revolucionario a Nicolás Maduro, para nadie en el mundo es secreto que esta persona realiza una política de gobierno casi de risa que llega a caer en lo infantil pero que en momentos por sus decisiones insensatas llenas de autoritarismo pasan de la risa a algo preocupante, pues se convierte en un claro ejemplo de que la ignorancia combinada con el poder se vuelve una tiranía. Evidencia de lo anterior es que el pasado 3 de Agosto del 2017 en Caracas se instaló la Asamblea Constituyente Nacional que busca modificar la propia constitución de Venezuela a los intereses del presidente Maduro quien así mismo recibió miles de críticas internacionales y a la fecha sanciones del mismo modo por promulgar la realización de dicha asamblea, países desde los Estados Unidos que siempre ha tenido una relación meramente llena de fricción con el país sudamericano, hasta los propios países latinoamericanos que pareciera sin cara regañan a su hermano el más desordenado y es que hablamos más en específico del Grupo de Lima integrado por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y por supuesto que no podía faltar México; quienes condenan rotundamente la instalación de la Asamblea que usurpa las facultades legislativas de la Asamblea Nacional.

Para Nicolás Maduro estas críticas no fueron de interés hasta que llego algo más fuerte que una simple regañada por parte de los demás países latinos, hablamos de la primera sanción pues MERCOSUR se convierte en el primer organismo internacional en sancionar al régimen de Maduro por sus ataques a las instituciones. Sin embargo todo hay que decirse puesto que al gobierno Venezolano ya se le había advertido desde el año pasado 2016 que de no cumplir con sus obligaciones comerciales dentro del Mercado Común del Sur se le suspendería, a lo que Maduro contesto en su momento con “Si nos sacan de Mercosur por la puerta, nos meteremos por la ventana.” Y vaya que no le sirvió de mucho esa célebre frase pues se ha anunciado que la República Bolivariana de Venezuela se le aplicara la cláusula democrática; por lo que se encuentra suspendida dentro del MERCOSUR junto con todos los beneficios y derechos que acarrea formar parte de esta Institución internacional. En respuesta de esta grave situación para el país caribeño, Maduro condeno en especial al presidente de la Argentina Mauricio Macri diciendo “Aunque sean mediadas ilegales vamos a seguir y acuso al Estado Argentino de tener una “obsesión” con Venezuela, pues cabe recalcar que en las votaciones del MERCOSUR que se llevaron a cabo en Sao Paulo, Argentina y Paraguay fueron los que más se esforzaron por sacar a Venezuela del Organismo internacional.

Por otro lado completamente diferente dentro del MERCOSUR al ya no tener a Venezuela como socio estratégico en lo que concierne el petróleo, dicha institución se ha propuesto abrir un poco más sus horizontes con otras organizaciones como lo es la Alianza del Pacifico pero más acertadamente con México. Pues en la reunión pasada entre Michel Temer presidente de Brasil, y el mandatario argentino Mauricio Macri quien hizo una alusión al gran problema que tiene México con las ideales proteccionistas de Donald Trump, menciono que “México es un país que empieza a ver al sur con más decisión” interpretando que México y toda América Latina tiene que buscar nuevos caminos que los lleven a desarrollar un sano comercio exterior. Al final Macri le deseo suerte al presidente mexicano Enrique Peña Nieto para al alcance de un acuerdo razonable con Estados Unidos pero al mismo tiempo reafirmando una exhaustiva invitación para aproximarse al MERCOSUR. Ya que es muy cierto que frente a un panorama lleno de incertidumbre que México tiene con se principal socio comercial, es hora de que busque nuevas opciones que le beneficien aún más que el propio mercado americano y ayuden al fortalecimiento de la deficiente balanza comercial.