Escrito por Lic. Graciela Vallejo

La Ley Civil reconoce dos tipos de sucesiones, la Testamentaria y la Sucesión Legitima, de las cuales la diferencia entre una y otra es la existencia de un testamento.

En el tema de hoy le hablare de la Sucesión Testamentaria, que es un acto jurídico por el cual un individuo denominado testador, voluntariamente dispone de sus bienes de manera total o parcial, para que después de su muerte sean adquiridos por sus herederos.

El testador mediante la escritura de un testamento puede determinar las  cláusulas, por las cuales quiere que estos bienes sean repartidos a sus herederos.

Al hablar de herederos no me refiero solamente a sus familiares con vinculo sanguíneo, si no que él testador tiene el derecho de heredar a quien el desee, en este caso cuando un testador redacta un testamento, el decide voluntariamente quienes gozaran y disfrutaran sus bienes.

Es importante decir que en la Ley Civil, se establecían varias clases de testamentos, hoy en día la Ley determina el testamento público abierto, como la forma más adecuada y común para testar, ahora bien al fallecer el testador y dar lectura al testamento, los herederos de común acuerdo pueden tramitar la adjudicación de los bienes, mediante notario público, siempre y cuando estén de acuerdo y no haya más herederos no nombrados o reconocidos legalmente en el testamento, los cuales puedan impugnarlo.

De no ser así el notario público hará lo conducente para elaborar escrituras públicas a nombre o nombres de quienes son herederos del testador, pero en caso de haber una impugnación del testamento, los herederos o los inconformes deberán denunciar la sucesión ante autoridad competente para iniciar un juicio sucesorio testamentario,  mediante proceso y con la intervención del Juez de lo Familiar, se determinaran los derechos de quienes son los posibles herederos del testador.

Hecho lo anterior y después de dirimida la controversia se pueda hacer la adjudicación de los bienes, a los futuros herederos.

Deja un comentario