Holanda no irá al Mundial. La selección orange ha vencido por 2-0 a Suecia, un resultado insuficiente ya que necesitaba ganar por siete goles de diferencia. La eliminación no sorprende, y más después de la fase de grupos que ha completado, en la que falló en los partidos claves (perdió ambos encuentros contra Francia y el de Bulgaria fuera de casa). Por tanto Holanda no estará por segunda vez consecutiva en una gran cita de selecciones (se perdió la Eurocopa de 2016 y tampoco estará en el próximo Mundial).

Si alguien creyó en la remontada ese fue Robben. El jugador holandés se despidió de la selección (lo anunció con un vídeo tras el partido) disputando un gran encuentro. A pesar de que en la previa del partido afirmó que la machada era impensable, en la primera parte al menos, si creyó. El jugador del Bayern se echó el equipo a la espalda y les contagió de su entusiasmo con dos zarpazos antes del descanso. En el primero, en el minuto 15, anotó de penalti el primer tanto del partido, tras mano del sueco Lindelof dentro del área. Después de marcar corrió a por la pelota y jaleó al público para que creyera. En el segundo, en el 40’, se sacó un disparo característico de los suyos desde la frontal, tras pase de Babel, para poner el 2-0 en el marcador.

En la segunda parte el ritmo decreció y poco a poco se fue diluyendo el sueño de Holanda. Los jugadores suecos tampoco pusieron mucha intensidad, sabedores de la momentánea victoria de Francia, que les obligaba a ir a la repesca.

Advocaat dio entrada a Klaassen por Wijnaldun en el 71’, en un cambio claramente ofensivo para reactivar a los suyos, pero el resultado no volvió a moverse.

El partido llegó a su fin y el público ovacionó a Robben por el esfuerzo realizado. Suecia conocerá a su rival de la repesca el próximo martes. Holanda, por su parte, deberá trabajar mucho en su renovación generacional para volver a estar en una gran cita de selecciones.

Con información de AS México

Deja un comentario