El camino  es claro aunque el sendero tiene muchas piedras, pero al final te encontraré, porque tú y yo estamos destinados a tener una sonrisa infinita cuando mi finitud llegue a mis brazos.

Solo tú sabrás hacerme sonreír cuando el temor intente apoderarse de mí, ese abrazo cálido y amoroso prometedor; hará que cada paso hacia tu encuentro  sea tan añorado como el primer beso del enamorado.

Tú, mi amada finitud aguarda solo un instante que pronto nuestro abrazo infinito nos mantendrá cálidos por siempre.

Aline Nava

Deja un comentario