Por: Allie Ann

El pasado cuatro de octubre, un meteoro cruzó cerca de la provincia de Yunnan, China. Casualmente, este acontecimiento coincidió con el Festival del Medio Otoño donde se celebra la llegada de la luna llena o luna de cosecha.

La bola de fuego dejó pasmados a miles de espectadores al iluminar el cielo por unos segundos. Este bólido no tocó los suelos del país asiático.

Según la NASA, se han documentado alrededor de veinte bolas de fuego en 2017. Otro meteoro fue capturado por los satélites este mismo año a mitad del océano, en el sur de Australia muy cerca de las Islas Bermudas.

El color del meteoro es el resultado de su interacción y fricción con la atmósfera. Esto provoca que la materia que rodea al congelado bólido, al tener contacto con el ambiente, se desprenda y se incendie. El color de la estela ardiente que rodea al meteoro depende de sus propiedades químicas, iluminando con tonos que van desde rojo y amarillo hasta verdes y violetas.

Pocos meteoros han sido tan vistosos como el de China, a pesar de que se han registrado muchos, no todos son fáciles de apreciar.

Deja un comentario