3 (10)

La educación que les demos hoy a los niños representará el futuro de las generaciones venideras. Lo anterior toda vez que, padres de familia con deserción escolar reflejan una mayor posibilidad de tener hijos en la misma situación.

El más reciente estudio del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México: La influencia de la formación de los padres en la educación de sus hijos revela que el 85% de las personas que estudiaron bachillerato o más coinciden en que sus padres los motivaban a continuar con sus estudios.

Además, el 74% cree que los jóvenes con educación universitaria tienen mayores posibilidades de encontrar empleo, sin embargo, un alto porcentaje admite no haber planificado la educación de sus hijos.

Otros datos relevantes del estudio del COP-UVM es que el 76% de familias donde el padre tiene como grado máximo la secundaria, enfrentan la deserción de al menos un hijo durante o antes del bachillerato, mientras que, si el padre de familia cuenta con bachillerato o un grado mayor, el porcentaje de deserción de uno de sus hijos baja a 24%.

Decían las abuelas que la educación es lo único que le dejamos a los hijos, pero vemos que va más allá, porque impactará en los nietos y en otras generaciones.

Los resultados del estudio de referencia, consistente en 1002 encuestas a nivel nacional y en casa habitación, a 501 padres de familia y a uno de sus hijos que estuviera cursando secundaria, los principales motivos que citan los padres para no haber continuado sus estudios son: no haber contado con los recursos económicos (53%), no les gustaba estudiar (13%), la necesidad de trabajar (12%), dedicarse a apoyar labores del hogar (7%), no eran prioridad los estudios en su familia (6%) y mal desempeño académico (5%).

El 81% de los padres de familia que no continuaron sus estudios y sólo estudiaron hasta secundaria dicen que de haber tenido la posibilidad, les hubiera gustado seguir con su formación escolar y 46% considera que la mayor ventaja de haber continuado hubiera sido tener un mejor empleo, tener mayores ingresos (31%), adquirir mayores conocimientos (10%), entre otros.

De acuerdo con los padres que sí terminaron sus estudios hasta licenciatura o posgrado, su principal motivación para hacerlo, fue el deseo de superarse (27%), el deseo de estudiar una carrera en específico (22%), tener mejores oportunidades de aumentar su salario (16%), tener mejores oportunidades de empleo (16%), poner el ejemplo a otros miembros de su familia (8%) y apoyar a su familia (6%).

Textualmente hay que decirlo: Sólo la educación nos hará progresar, en lo individual y como nación, las abuelas siempre tienen la razón.

Deja un comentario