Escrito por Lic. Graciela Vallejo

Llevada a cabo la partición de la herencia, surgen determinados efectos, que provocan la rescisión o la nulidad en esta etapa,  la Ley Civil para la Ciudad de México, establece que cuando por causa de la partición, alguno de los involucrados a recibir herencia fuese privado del todo o parcialmente de su haber hereditario, los involucrados a esta situación están obligados a indemnizar a quien tuviera la perdida, de acuerdo a su proporción de derechos hereditarios.

Así mismo nos dice que la porción que será pagada no solo será la que le corresponda de acuerdo a su derecho hereditario, sino también lo generado por daños y prejuicio, que deberá ser cubierta por los demás coherederos involucrados en esta cuestión, si así fuera el caso, de la participación de uno o varios, si en su caso, alguno de ellos fuera insolvente, la cuota deberá ser cubierta por los demás herederos, incluyendo el que perdió su parte, pero los que pagaran por el insolvente, conservara la acción contra este, hasta que mejore su situación económica.

Es importante decir que la Ley también establece que cuando se le haya privado determinado bienes al heredero, con razones justificadas, este no tendrá derecho de reclamar su parte, ejemplo de ello es cuando  al hacerse la partición, los coherederos renunciaran expresamente al derecho de ser indemnizados, o cuando la pérdida fuera ocasionada por culpa del heredero que la sufre.

En este mismo orden de ideas nos dice la  Ley que si hubiera un crédito posterior a la partición de herencia, de alguno de los herederos, los demás coherederos no responderán por la insolvencia de este, solo de su solvencia a tiempo de hacer la repartición, no hay responsabilidad por créditos incobrables.

Cuando a alguno de ellos le sean embargados sus bienes, o se pronuncie sentencia en juicio por causa de ellos, tiene derecho de pedir a sus coherederos una caución a la responsabilidad que pudiera resultar, y en caso contrario que se le prohíba enajenar los bienes que recibiera, de igual manera las particiones pueden rescindirse o anularse por las mismas causas que las obligaciones.

Por último el heredero inconforme con la repartición de herencia puede pedir la nulidad de esta, y solicitar una nueva partición para recibir la parte que le corresponda, así mismo la partición hecha a un heredero falso será nula, y la parte que se le aplico será repartida entre los demás coherederos.

Si al haber hecho la partición, apareciera algunos bienes omitidos en la repartición de herencia, se hará una división suplementaria, tomando en consideración lo antes mencionado, o en su caso a lo establecido en la ley.

Deja un comentario