Por: Reyna Luna Newcombe

Reynosa, Tamaulipas.- Los párpados que guardan sus ojos obscuros se han abultado de tanto llorar, las palabras se escondieron en su garganta, su mirada quedó fija en las sábanas de la cama, no la levanta; un suspiro deja que las lágrimas escurran por sus mejillas, y responde muy quedo: “que qué quiero para Navidad? …un corazón y pulmones nuevos”.

Katya Michelle Guevara Saucedo, tiene 23 años; ni su vida ni sus deseos son como los de las demás chicas de su edad. Está sujeta a un tanque de oxigeno, sin él la muerte podría sobrevenir cuando duerme.  Supo que padecía de una rara enfermedad en 2012 pasado cuando el más ligero esfuerzo le cortaba la respiración y coloreaba de morado sus labios y uñas, la asfixiaba. Algo andaba mal.

Sufre de Hipertensión Arterial Pulmonar, un mal raro; el tejido de sus pulmones se ha dañado tanto que respirar es cada vez más difícil y ahora urgen nuevos pulmones; el corazón también se sobre esfuerza, sus paredes se hinchan aumentándolo y debilitándolo; el de Katya es débil y grande.

No obstante su situación crítica y que los médicos le han advertido desde hace seis años que necesita de trasplantes no está incluida en la lista de espera para recibir los órganos en México, un país en donde en donde se realizan alrededor de 100 trasplantes por año, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Ablación y Trasplante.

Su situación es desesperante, cada día que pasa empeora. No tiene seguro médico y su familia debe ingeniárselas para conseguir dinero y poder comprar los medicamentos que mensualmente tienen un costo de más de 100 mil pesos.

Han desfilado por oficinas sin mucha suerte. En La Presidencia de la República le dicen que “no hay presupuesto”. El Gobierno de Tamaulipas ayudó un mes con el medicamento y el municipal se ha atrevido a decirle “ya las apoyamos”. La necesidad es mensual.

Katya necesita ser ingresada desde ya a la lista de trasplantes en México.

La chica de 23 años no quiere una vida normal para desperdiciarla como muchos jóvenes hacen. “Viven la vida muy de prisa”. La quiere para terminar la preparatoria que dejó trunca y vivir.

kathia

Pie de foto: Katya en la actualidad.

kathia sauc

Pie de foto: Katya hace seis años.