Escrito por Lic. Graciela Vallejo

Hoy en día es común ver a mujeres ser madres solteras, que desempeñan la responsabilidad de crías a sus hijos o en su caso mujeres que después de vivir un tiempo con sus parejas se separan quedando al cuidado de sus hijos.

Pero que sucede cuando al rehacer su vida y formar una familia, deciden que sus hijos lleven el apellido de su actual pareja, anteponiendo que sus hijos deben aceptar.

A este respecto el Primer Tribunal Colegiado de Circuito, para el estado de Jalisco, publico el pasado 23 de marzo, una tesis  asilada constitucional, sobre el registro y reconocimiento de menores al condicionarlo, cuando la madre lo procree con persona distinta de su conyugue, violando los derechos fundamentales previstos en la constitución y los tratados internacionales.

Esto en relación, a que la madre y su nueva pareja registran a los menores como sus hijos, dejando al padre biológico sin derecho de paternidad.

A este respecto la ley no dice que solo se reconocerá el derecho de paternidad,  a quien bajo el amparo de la ley se le haya sido legalmente reconocido.

Es decir que al haber sido procreados durante el matrimonio, se presumirán como hijos del esposo y solo podrán reconocerse por persona distinta cuando este los hubiere desconocido como hijos suyos y existiera sentencia ejecutoria que así lo declare.

En caso contrario las disposiciones mencionadas violan los derechos fundamentales de los menores, previstos por los artículos 1 y 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como el 18, 19 y 24 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, el 24 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, como  3, 7, y 8 de la Convención de los Derechos del Niño, al constituir una medida discriminatoria que contraviene el derecho de igualdad ante la ley.