Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar, reza el dicho y viene a cuento porque en la ALDF, los trabajadores del sindicato mayoritario capitaneado  por Gaudencio Chávez por muuuchos años, le están pidiendo a Santa Claus por adelantado que Congreso de la Ciudad de México nuevo, dirigente sindical nuevo, para que realmente vea  por sus agremiados y vele por  sus conquistas laborales y que no promueva bases a recomendados y a sus amigos.

La rueda ya está girando en contra de Gaudencio Chávez, debido a que la próxima coordinadora de Morena en el primer Congreso de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, le dijo que si las 50 bases recientemente otorgadas a igual número de  trabajadores se dieron conforme  lo marcan las condiciones generales, entonces que hagan llegar la información para acallar rumores.

No hacerlo, le dijo, levanta sospechas, rumores y malos entendidos.

Gaudencio Chávez se hizo del disimulado, pero palideció cuando Ernestina Godoy le dijo que nada tiene contra los trabajadores, pero si las bases fueron entregadas ilegalmente, no serán reconocidas, por lo que lo conminó a transparentarlas ya que el “eterno” líder sindical no  informó a la base sobre la esta transacción.

El aún coordinador de Morena en la ALDF, Cesar Cravioto  fue más tajante al advertir que van contra los aviadores que se llevan las grandes tajadas económicas de la asamblea.

Esos aviadores operaron políticamente contra su partido y ahora resultaría una agravió que fueran basificados con salarios de 30 a 40 mil pesos mensuales sin merecerlo, sin contar con los perfiles adecuados ni tener el tiempo para ser considerados.

No a los amiguismos ni a los recomendados, dijo Cesar Cravioto.

Muchos, incluido el líder sindical Gaudencio Chávez, querían esconder la cabeza, porque les van a quitar las prebendas que estaban acostumbrados a obtener cada fin de una legislatura.

Trabajadores de base de la ALDF, consultados señalaron que en este órgano legislativo también tienen a su “Deschamps” como lo tiene el sindicato petrolero,  que se aferra al poder y no lo quiere soltar, pues legislaturas van y legislaturas vienen y Gaudencio Chávez continua  controlando la organización sindical para su beneficio y de los suyos. Será su última relección al frente del sindicato?. La última palabra la tienen los trabajadores y también Morena.