Los morenos no saben en lo que se metieron. Le pegaron al panal del avispero y ahora no saben cómo calmarlo.

En los pasillos del mismo partido Morena, se dice que todos los que ostentan un cargo en la Ciudad de México, están utilizando cartuchos quemados del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), para buscar el control de la organización sindical más grande de la Ciudad y de paso empezar a tejer su candidatura a otro cargo de mayor peso e importancia.

Esos cartuchos quemados de la mano del exsecretario del Único José Medel, pretenden entregar documentos y peticiones al nuevo Congreso durante su instalación el lunes 17 de este mes.

Eso ha calado hondo entre la base trabajadora, por lo que anunciaron que ellos también pueden movilizarse para entregar peticiones institucionalmente.

Sin embargo el meoyo del asunto, es que la maniobra morena, está provocando que los trabajadores al servicio de la CDMX, se unan para rechazar cualquier injerencia de ese partido a su vida interna.

Por lo pronto ya dieron la primera muestra de unidad, con un rotundo rechazo a la candidata de Morena ( Elizabeth Sánchez Hernández), a la secretaría general de la sección 24.

Sabedores de que si Morena logra infiltrarse a la vida interna de las 42 secciones del SUTGCDMX, los trabajadores anunciaron que saldrán a la calle para rechazar injerencias externas y para  proponer la reelección de sus líderes seccionales, con la consigna de hacer un frente y rechazar cualquier intento por reducirles prestaciones sociales y salarios en aras de la austeridad.

Lo importante aquí, es que los 185 mi trabajadores al servicio de la Ciudad, no están dispuestos a que  les quiten un solo peso de su salario, porque es poco y no se pueden dar el lujo de reducirlo, señalaron.

Llama la atención que ante más intentos de morenistas por desestabilizar a la organización sindical más grande de la Ciudad, los trabajadores no se han dejado engañar uniéndose para repeler a cartuchos quemados que cuando ejercieron algún cargo lucraron para beneficio propio. Así o más claro.