CORIA

La inteligencia artificial se presenta como uno de los avances tecnológicos más importantes en lo que va del siglo y en los últimos años ha dado mucho de qué hablar. Uno de los crecientes debates acerca de esta tecnología es que podría suponer un riesgo para los seres humanos en caso de caer en manos equivocadas. Este mismo argumento lo sostiene Julian Assange, quien pronostica un futuro poco favorable para la humanidad.

No cabe duda de que Julian Assange es una de las mentes más controversiales del mundo tecnológico, ya que el informático es reconocido por fundar WikiLeaks, una de las plataformas más importantes de filtraciones de documentos clasificados. La semana pasada Assange compartió sus especulaciones sobre el futuro de la humanidad con relación a los avances tecnológicos como la inteligencia artificial y el almacenamiento de datos personales. Lamentablemente, Assange asegura que este futuro no será del todo bueno.

Según Assange, en unos cuantos años seremos testigos de cómo las superpotencias de Estados Unidos y China controlarán el mercado de la inteligencia artificial para buscar sus propios fines. Por otro lado, la competencia entre ambos países ocasionará que otras naciones se unan a la carrera tecnológica. Por si fuera poco, esta misma carrera generará un aumento en el deseo del crecimiento de la inteligencia artificial, situación que a su vez podría traer consigo diversos conflictos internacionales. De igual manera, Assange subraya que ésta será una de las amenazas más importantes para la humanidad en los próximos años.

Assange también comenta que la competencia tecnológica por la inteligencia artificial acelerará la competencia entre las compañías tecnológicas a un ritmo al que los seres humanos no podremos controlar. De igual manera, Assange considera que la única manera en la que los seres humanos podremos hacerle frente a esta amenaza es aumentar nuestro conocimiento sobre cómo funcionan los procesos de seguridad computacional, sobre todo a nivel ofensivo.

En otro aspecto, Assange especula que en el futuro seremos testigos de cómo las compañías tecnológicas continuarán utilizando a la inteligencia artificial como una herramienta para comercializar con los datos personales de los usuarios. Así mismo,  menciona que de esta manera se transformaría el modelo económico del capitalismo de vigilancia (aquel que se basa en el análisis del comportamiento de los usuarios en internet) por un modelo regido por la inteligencia artificial.

Por último, Assange advirtió que en los próximos años deberemos tener mucho cuidado con el tipo de información que compartimos en internet, ya que este tipo de datos se ha convertido en el principal objetivo de los cibercriminales y organizaciones que buscan el control de los usuarios. Lamentablemente, asegura que ésta será la última generación verdaderamente libre: “naces y de inmediato o dentro de un año ya eres conocido globalmente. Tu identidad de una forma u otra -como resultado de que tus padres plasmen tu nombre y fotos en Facebook o como resultado de aplicaciones de seguros o aplicaciones de pasaportes- es conocida por todas las principales potencias mundiales. Esa es una situación muy diferente de cómo solía ser antes”.

El futuro que plasma Assange a simple vista podría parecer demasiado pesimista, sin embargo, la realidad de las cosas es que no es demasiado descabellado. Recordemos que en lo que va del año hemos sido testigos de un enorme número de casos en los que las compañías tecnológicas han sido acusadas de robar los datos personales de los usuarios sin su consentimiento. Cabe mencionar el caso específico de Facebook, ya que la red social de Zuckerberg se vio envuelta en el escándalo de Cambridge Analytica donde la información de millones de usuarios fue robada para orquestar campañas propagandísticas para apoyar la presidencia de Donald Trump.

Con el objetivo de alejarnos lo más posible del futuro pesimista que plantea Assange, es de vital importancia estar conscientes sobre el tipo de información que subimos a la red, ya que una vez dentro del mundo digital puede quedar al alcance de diferentes organizaciones. Por último, es importante reconocer a las aplicaciones que hacen uso de nuestros datos personales y leer cuidadosamente cada uno de los acuerdos de términos y condiciones antes de aceptar y llevarnos una desagradable sorpresa.

Con información de Sputnik.