Si hoy podemos hablar de rap femenino en Iberoamerica, la Mala Rodríguez es una de las figuras decisivas para que esto se volviera una realidad. En sus veinte años de carrera, la rapera de Cádiz ha sabido mantenerse vigente, en constante evolución, alejada de los prejuicios y en una incansable experimentación creativa.

Este año, su regreso coincidió con un momento en el que numerosos colectivos feministas en España tomaron las calles para protestar por la sentencia de “La Manada”, un grupo de chicos que violó a una joven durante las fiestas de San Fermín de 2016.

Sin embargo, el fallo de la Audiencia de Navarra sobre el caso señaló que se trató de un abuso, y no de una violación. Al darse a conocer esto, La Mala dijo en Twitter: “Nos acaban de condenar a todas”.

Semanas después lanzaría “Gitanas”, un tema dedicado a las primeras feministas que hubo en España, precisamente, las gitanas. Sobre este tema, le preguntamos cuáles habían sido las reacciones entre el público femenino a tres meses de haber lanzado la canción.

La rapera nos dijo que el tema había sido muy oportuno por todo el contexto en el que se dio a conocer. En un principio, ella quería que saliera en el Día Internacional de la Mujer, pero su lanzamiento a principios de julio se topó con el enojo y el desconcierto que prevalecía en su país por la decisión de las autoridades. Fue así como “Gitanas” se volvió un himno feminista, pero también un llamado al apoyo y a la solidaridad femenina en un momento muy doloroso en el que la justicia las había abandonado.

Meses después llegó “Contigo”, un tema sobre el momento feliz que experimenta en el amor en esta etapa de su vida. Al respecto nos dijo que ella había pasado mucho tiempo en relaciones desafortunadas, pero que esta vez conoció a alguien de quien está muy enamorada. “Contigo” fue la manera de celebrarlo, de dejarse llevar por un sentimiento intenso sin miedo a lo que pasará. Por eso la canción tiene esa cadencia alegre, festiva y relajada, los ritmos propios del amor sin reservas.