Son más de 300 casos de  obras irregulares en Miguel Hidalgo, las que se irán verificando para exigir a los desarrolladores que cumplan con la ley y se acostumbren a los consensos vecinales.

Así lo advirtió el  alcalde Víctor Hugo Romo Guerra, quien acudió a la clausura del proyecto inmobiliario  “Flow”, número 2822, ubicado en la carretera México-Toluca, en coordinación con Miguel Ángel Cancino, titular de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT).

“Esta acción es el principio de la mediación entre vecinos, PAOT y autoridad. La idea es que se hagan obras modelos y no obras que tengan cuestionamientos o señalamientos”.

Romo reiteró que su compromiso es hacer que  las obras cumplan  con lo que la ley les permite, y que los desarrolladores no “atropellen” a los residentes originales.

El titular de La PAOT informó que en la obra clausurada se inició  procedimiento a partir de denuncias vecinales  desde hace dos años.