El caso de Arda Turan sigue su curso y de manera oficial, al futbolista turco son atribuidos cuatro delitos en su país, después de protagonizar un buen numerito en un bar durante el fin de semana pasado.

Un juzgado en la ciudad de Estambul, aceptó las acusaciones de la fiscalía de Turquía en la que se pide una condena de tres a 12 años de prisión por cometer cuatro delitos.

De acuerdo con la prensa turca, Turan acosó a la mujer del cantante Ozlem Ada, lo que provocó un enfrentamiento entre el futbolista y el cantante, quien terminó la gresca con la nariz rota tras recibir un cabezazo del jugador.

Ante esta situación, el cantante fue trasladado a un hospital junto con su mujer y Arda Turan los siguió. Los reportes indican que antes de que la pareja entrara al nosocomio, el futbolista disparó su pistola, aunque sin dejar heridos.

Por ello, la fiscalía imputa los delitos de “acoso sexual”, “lesiones intencionadas”, “disparos con arma de fuego que producen miedo o pánico” y “porte ilegal de armas”, según el diario Hürriyet y la primera vista del caso se ha fijado para el 30 de enero.

Turan ha intentado jalar agua a su molino para rebajar la condena al asegurar que siguió a la pareja para ofrecerle disculpas al cantante y aunque aceptó que uso del arma de fuego, argumentó que ésta se disparó de manera fortuita.

Arda Turán, durante su etapa en el Barcelona

El equipo en el que milita Arda Turan, Basaksehir, decidió imponer una multa de 370 mil euros y amenaza con despedirlo.

No es el primer escándalo de Turan en el futbol turco, pues en mayo fue suspendido 16 partidos por empujar, insultar y amenazar a un abanderado.