Creada en 2013 por Jenji Kohan, Orange Is the New Black se convirtió de inmediato en una de las series más aclamadas entre los suscriptores de Netflix. Sin embargo, todo lo bueno llega a su fin y la producción ha anunciado que la séptima temporada marcará el final de la serie.

Esta serie sobre la prisión femenina Litchfield, ha sabido combinar audazmente el drama con la comedia y ha contribuido enormemente a la popularidad de la plataforma. Esto le ha valido un lugar protagónico en las distintas ediciones de los Emmy Awards, los Golden Globes y otros Premios del Sindicato de Actores. El máximo tesoro de la serie han sido, por supuesto, las actrices, como la increíble Uzo Aduba (Crazy Eyes), que ha ganado varios premios por su actuación.

Para Cindy Holland, la vice presidenta de contenido original de Netflix, la decisión de cancelar la serie no necesita gran explicación:

“Desde la producción de la temporada 1 hemos reído, llorado, bromeado y más con las mujeres de Litchfield. Cada momento que hemos pasado con ellas ha sido un regalo… demasiado bueno para durar por siempre. Esto no es un adiós para ellas, pero definitivamente terminaremos en apoteosis”.

Adaptada de las memorias de Piper Kerman, Orange Is the New Black: My Year in a Women’s Prison, la serie algunas veces fue suave, otras graciosa y otras estresante. Sin duda alguna, haber seguido las vidas de estas mujeres prisioneras ha dejado una huella considerable en la cultura pop. Nos entristece tener que decir adiós, pero definitivamente estaremos preparados para un buen maratón de la última temporada.