El gobierno entrante no se ha cansado de presumir (incluso de manera arrogante) sus intenciones de terminar con el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Incluso, esta fue una de sus principales promesas durante la campaña del gobierno mencionado encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y causa por la cual mucha gente se inclino en su favor.

Sin embargo, pareciera que la gente encargada de orquestar está campaña en contra del aeropuerto se ha encargado de magnificar los contras que el proyecto tiene para poder vender la idea de que no es lo mejor continuar con la construcción y así poder llegar a la consulta ciudadana que tienen planeada realizar habiendo formado una idea en algún sector de la población.

Han intentado vender la idea de que un nuevo aeropuerto internacional es algo costoso e innecesario. También, han vendido la idea de que se puede modificar una base aérea militar como la es la encontrada en Santa Lucía, Tecámac, claro esta, esto anterior sin mencionar los costos de los pagos de clausulas de recesión con las empresas que están trabajando en la construcción del NAIM de Texcoco y sin mencionar los costos que tendría el acondicionar las pistas de esta base militar, ni tampoco la ineficiencia e ineficacia que tendría en cuanto a despegues y aterrizajes por minuto.

El equipo de gobierno entrante ha mencionado que la suma de todas las acciones mencionadas ascenderían a un costo de 70,000 millones de pesos (cifra similar a la que se le ha invertido ya al NAICM) y que este se entregaría en 24 meses, si todo marcha en orden.

A esto anterior, se le debe de sumar que el equipo de AMLO propone seguir utilizando el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, factor que sería complicado por temas de espacio aéreo, pues no podemos perder de vista que se trata de una pista de una base militar, la cual no esta pensada para que tenga una actividad aérea constante justamente por el espacio aéreo que comparte con el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Por otro lado, debemos pensar los tiempos de traslado desde el actual aeropuerto hacia la base militar de Santa Lucía y pensar que pasará con las personas que necesiten tomar un vuelo en conexión desde otra terminal, pues esto además de ser desgastante, puede llegar a ser una traba y algo a considerar para los turistas que decidan visitar nuestro país.

Del 25 al 28 de Octubre tendremos la consulta ciudadana para que el pueblo decida si se continua o no con la construcción del NAICM, no debemos olvidar el tradicional dicho mexicano que dice “Lo barato sale caro” y debemos de pensar en un futuro que es lo que nos traerá un servicio aeroportuario mejor, pues de ese servicio va estrechamente relacionado con el turismo junto con muchas actividades económicas, mismas que son un gran pilar del cual depende en gran parte el desarrollo económico de nuestro país.

Espero la consulta ciudadana y las intenciones de cancelar el NAICM sean realmente en búsqueda del beneficio de nuestro país y no se trate únicamente de una acción política (por no llamarle capricho) por parte del gobierno entrante encabezado por AMLO para seguir intentando vender la idea de “Nosotros somos los buenos y ellos los malos”.