NATIOH

Cuando escuchamos la palabra biotecnología inmediatamente pensamos en algo moderno y complicado. En esencia, la biotecnología es el aprovechamiento de procesos celulares y biomoleculares que mejoran nuestras vidas o la salud del planeta. ¿Te sorprenderías si te digo que hemos aprovechado esta tecnología por más de 6,000 años?

Los primeros procesos celulares y biomoleculares que aprovechamos fueron cuando aprendimos a hacer pan y queso. Hoy, algunos milenios después, la biotecnología se aprovecha en tres áreas principales: sanar, alimentar y proveer de energía al mundo.

Sanar al mundo

La biotecnología aplicada a la salud es una solución muy elegante a nuestros problemas. Es el aprovechamiento de la caja de herramientas de la naturaleza: la genética. Las principales áreas que aprovechamos tienen que ver con la reducción de la frecuencia de enfermedades por infección, la detección temprana, precisa y de muy alta resolución de enfermedades, la personalización de tratamientos y la creación de herramientas de diagnóstico biomolecular. Aquí me gustaría mencionar la empresa de un mexicano llamado Jorge Soto: Miroculus. Soto y su equipo han desarrollado un equipo de diagnóstico de ultra bajo costo para la detección temprana de hasta 96 enfermedades diferentes en una sola prueba.

Bioenergía

Todos los organismos biológicos sobre la Tierra están compuestos de células que a su vez son máquinas que producen y consumen energía. Así, uno de los organismos más eficientes energéticamente son las algas marinas. Por eso, el estándar de oro de la biotecnología para la generación de bioenergías es la replicación de la fotosíntesis de las algas.

 Un esfuerzo notable en esta área es el trabajo del Dr. Dan Nocera de la Universidad de Harvard. Su equipo ha logrado poder separar moléculas de agua (H2O) utilizando un catalizador molecular en sus componentes: hidrógeno y oxígeno. La separación de estos elementos resulta en una forma de energía potencial guardada (piénsalo como una batería completamente cargada y lista para usar). Al volver a juntar los elementos se libera energía que puede ser aprovechada.

La utilización de bioenergías tiene varias ventajas: optimiza procesos industriales: reduce el uso de combustibles fósiles (los principales responsables del calentamiento global), reduce la emisión de gases de invernadero, disminuye el uso de agua en procesos industriales y la materia prima es extremadamente asequible y de bajo costo.

Alimentar al mundo

El aprovechamiento de las pequeñas fábricas que son las células también puede ayudar a la crisis de alimentación mundial. Las principales aplicaciones de la biotecnología a la industria alimenticia son: la mejora del rendimiento en procesos alimenticios, la limitación de pesticidas y otros agentes nocivos. También se aprovecha para la generación de alimentos genéticamente modificados para alterar las propiedades nutricionales y resistencia a factores externos como el clima y plagas.

“Las células son probablemente los mejores químicos vivientes.” – Dra. Pamela Silver