CORIA

La inteligencia artificial ha sido una de las tendencias tecnológicas más llamativas en los últimos años, ya que ha demostrado tener el potencial para ser aplicada en diferentes procesos y actividades. No cabe duda de que el desarrollo de la inteligencia artificial ha evolucionado a pasos agigantados e incluso podría transformar las industrias como las conocemos.

La industria automotriz

Uno de los sectores que más se ha interesado por la inteligencia artificial y sus aplicaciones es el automotriz, sobre todo cuando ésta es aplicada a los sistemas de conducción autónoma. En este aspecto, en los últimos años hemos visto como uno de los principales objetivos de grandes compañías como Tesla o BMW es desarrollar un vehículo que pueda conducirse por sí mismo sin la intervención de un ser humano.

Por otro lado, algunas empresas tecnológicas como Apple y Google también se han sumado a los esfuerzos por desarrollar los sistemas de los autos del futuro. Cabe mencionar que este tipo de vehículos hace uso de complejos algoritmos y sofisticados sensores que les permiten reconocer su entorno y evitar obstáculos.

Lamentablemente, la producción de autos inteligentes aún se encuentra en sus primeros pasos e incluso hemos observado grandes escándalos que nos han hecho poner en duda la seguridad de este tipo de vehículos. Tal es el caso de Uber, quien hace un par de meses se vio envuelto en un accidente en donde uno de sus coches autónomos atropelló a una mujer a pesar de haberla detectado con sus sensores. Por si fuera poco, la circulación de estos vehículos en las principales ciudades no será posible si no se cuenta con la infraestructura vial necesaria y reglamentos de transito que incluyan a los automóviles sin conductores.

La medicina 

Otra de las áreas que se ha beneficiado del enorme crecimiento que ha experimentado el desarrollo de la inteligencia artificial es la medicina, ya que esta tecnología ha permitido la aparición de nuevos métodos que pueden auxiliar a los expertos de la salud a la hora de tratar a los pacientes. Gracias a sistemas computacionales como el “machine learning” y el perfeccionamiento de la creación de redes neuronales artificiales, compañías como Google han podido diseñar algoritmos capaces de predecir el número de posibilidades que enfrenta un paciente a la hora de entrar en un hospital.

Así mismo, algunas empresas tecnológicas han entrenado a sistemas con inteligencia artificial para analizar los casos de los pacientes y posteriormente realizar diagnósticos con un alto porcentaje de precisión. Por otro lado, esta tecnología podría reducir costos y el tiempo de desarrollo de fármacos al calcular los efectos de los compuestos en los humanos sin tener que realizar pruebas biológicas.

Al igual que en los demás sectores, existe la preocupación de que este tipo de sistemas computacionales pueda llegar a sustituir a los doctores en el futuro, sin embargo, la mayoría de estos proyectos han sido diseñados para complementar las actividades de los expertos de la salud y facilitar su trabajo.

Las aseguradoras

Un artículo de The New York Time apunta que las aseguradoras también podrían encontrar a un gran aliado en la inteligencia artificial, sobre todo cuando se trata de calcular riesgos y fijar los precios de los seguros.

Root Insurance es una empresa estadounidense que surgió luego de descubrir que la mayoría de los buenos conductores pagan más de lo que deberían y benefician a los culpables de conducir mal. Debido a esto desarrolló un algoritmo que utiliza los sensores de los teléfonos inteligentes para monitorear la actividad de los conductores y detectar comportamientos potencialmente riesgosos. Los usuarios que quieren formar parte de este proyecto descargan una aplicación que analiza cada uno de sus movimientos al conducir en un lapso de dos a tres semanas. Una vez concluida la prueba, los buenos conductores pueden ahorrarse hasta cien dólares al mes en sus seguros.

Un gran momento para la inteligencia artificial 

Para concluir, es importante mencionar que éstos han tan solo han sido un par de ejemplos de cómo la inteligencia artificial podría revolucionar las diferentes industrias y llevarlas a lugares inimaginables. No obstante, tendremos que ser pacientes, ya que la mayoría de los sistemas de inteligencia artificial todavía se encuentran en desarrollo y lo más probable es que los veamos en acción dentro de un par de años.